La sequía permite demoler los edificios auxiliares de la antigua presa de La Breña

Instalaciones auxiliares de la antigua presa de La Breña.

La sequía está aflorando en la provincia de Córdoba numerosas edificaciones que quedaron sumergidas con el llenado de los embalses. Uno de los pantanos más jóvenes es La Breña II, que como su nombre indica superó a La Breña I, construida en los años treinta del siglo XX.

Ahora, la sequía ha emergido los restos de esta antigua presa, una de las más singulares de la provincia. El descenso del agua en la gigantesca La Breña II ha vuelto a sacar a la luz no solo la antigua escollera, sino también gran parte de las edificaciones anexas, que servían para la antigua central hidroeléctrica o que simplemente se usaban como instalaciones de servicio. Pero gran parte de esas edificaciones presentan un estado ruinoso. Y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha iniciado unos trabajos de urgencia para demoler estos espacios y evitar riesgos.

De hecho, y según ha informado el propio organismo de cuenca, se han ejecutado trabajos de demolición que han sido valorados en algo más de 36.118 euros. En los mismos no se ha tocado la antigua estructura de La Breña. Su estado sigue siendo óptimo, por lo que en los periodos de sequía, como el actual, seguirá emergiendo y viendo la luz de manera puntual.

Actualmente, La Breña II está ya a menos del 17% de su capacidad. El embalse es gigantesco y aún así retiene en su interior casi 140 hectómetros cúbicos. La Breña I tenía una capacidad levemente superior a los 100 hectómetros cúbicos de agua.

Etiquetas
stats