La sentencia de la Audiencia Nacional que abre nuevas vías para casos de vulneración de derechos

Conferencia de Valentín Aguilar en el Colegio de Abogados de Córdoba

El pasado 27 de abril, la Audiencia Nacional dictó una sentencia por la que, por primera vez, consideraba vinculantes las resoluciones de los comités de Naciones Unidas (ONU) y ordenaba indemnizar a una mujer cordobesa por haber sufrido lesiones y un trato inadecuado durante su detención por la Policía. Este hito judicial abre nuevas vías para los casos en que se consideren vulnerados los derechos fundamentales y para que los abogados, en vez de concluir el recorrido judicial de los mismos en los tribunales españoles o acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, acudan a la vía de reclamación de la ONU. 

Valentín Aguilar, abogado de la Asociación Pro Derechos Humanos en Andalucía (APDH-A), es quien utilizó esta vía para llevar el caso de las torturas de su representada a manos de la Policía en Córdoba y quien ha conseguido ahora que la Audiencia Nacional reconozca y establezca como vinculante la resolución del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas, ordenando al Estado indemnizar con 3.000 euros a la afectada. A partir de su experiencia, ha ofrecido una conferencia en el Colegio de Abogados de Córdoba para que sus colegas conozcan con detalle y puedan utilizar esta vía para los casos de vulneración de derechos fundamentales. 

“El objetivo es que esas nuevas experiencias puedan servir al resto de la abogacía para acudir a esta vía, que ha sido muy poco utilizada en general por abogados de todos los países”, explica Aguilar a Cordópolis. Los comités de la ONU componen un sistema universal, por encima del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y están especializados en distintos ámbitos, tales como los derechos humanos, los derechos sociales y culturales, los derechos del niño o las torturas, entre otros. 

“Estos comités interpretan si lo que ha hecho el Estado es compatible con los tratados de la ONU” en cada uno de esos ámbitos. Y, en base a ello, dictan una resolución que ahora la Audiencia Nacional considera vinculante para sus sentencias. 

Hasta ahora, esta vía de recurso ante los comités de la ONU “había sido muy poco utilizada, fundamentalmente por gente muy relevante o con capacidad económica”, señala Aguilar sobre personas que han recurrido a esta vía como los condenados por los GAL o el juez Baltasar Garzón a cuenta de su inhabilitación. En los últimos años, también ha sido utilizada por algunas ONG en cuestiones ligadas a los desahucios, la identificación de menores extranjeros y algunos casos de tortura. 

“Se puede generalizar esta vía” 

“Lo que vengo a reivindicar es que se puede generalizar este uso”, asegura el abogado que ha conseguido la sentencia favorable de la Audiencia Nacional. “Hay mucha gente a la que se le vulneran ciertos derechos y pueden acudir a los comités de la ONU” y, por ello, ha dado respuesta a sus colegas abogados que en Córdoba han conocido de primera mano el uso de esta vía. 

Aguilar destaca que, “con esta sentencia, ha sido la primera vez que la Audiencia Nacional ha establecido que lo que digan los dictámenes de la ONU debe ser respetado”. Y, a su juicio, esto ayuda a los abogados a “darnos cuenta de que tenemos una vía interesante para reconocer derechos y que haya una reparación sobre ello”, porque “ahora se reconoce una naturaleza cuasi judicial a estos comités de ONU”. 

Sobre la aplicación práctica por parte de los abogados de esta nueva vía que se abre, Aguilar señala que “cualquiera que tenga en el despacho un asunto en el que considere que se han vulnerado los derechos, puede acudir”.  “Hay veces que ves asuntos muy injustos en tu despacho y ahora podemos darles una nueva posibilidad y no dejarlos cerrados en España. Esto comités de la ONU van a lo sustancial, a lo importante. A veces aquí nos perdemos en pequeños detalles jurídicos, pero ellos van a lo principal”. 

En ese sentido, ahonda en que los comités de la ONU cuentan con “un alto índice de admisión” de los recursos, aunque especifica que los casos “más factibles” para llevar hasta estos organismos son “los relacionados con los derechos fundamentales que están en nuestra Constitución y coinciden con los tratados de la ONU”, como los derechos humanos o la vivienda. 

Y el mecanismo para poder llegar a los comités de Naciones Unidas no es difícil. Una vez agotada la vía de los tribunales en España, se puede interponer una reclamación directamente ante el comité de la ONU del ámbito que incluya el caso que se denuncia. Deberá pasar el trámite de admisión y darse traslado al Estado y a la parte denunciante, sin que haya que trasladarse a Ginebra y con la ayuda de traductores para realizar en español los trámites. Eso sí, de momento no es una vía rápida: “Se van dos o tres años”. Pero tras ello, el comité de la ONU dictará una resolución y la Audiencia Nacional deberá atenderla al considerarla vinculante desde ahora. 

Etiquetas
stats