El Reina Sofía supera el centenar de cirugías robóticas en Otorrinolaringología, el primer centro andaluz en usar esta técnica

Equipo de cirugía robótica en Otorrinolaringología en el Hospital Reina Sofía de Córdoba.

La Unidad de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Reina Sofía ha superado el centenar de intervenciones por cirugía robótica desde que esta especialidad comenzara a usar esta técnica hace tres años. Este equipo de profesionales fue el primero de nuestra comunidad autónoma en utilizar la robótica como tratamiento quirúrgico para diferentes tipos de patologías, como la oncológica (tumores malignos de orofaringe-laringe), lesiones benignas y en pacientes con trastornos obstructivos del sueño.

Concretamente, iniciaron este camino justo antes de la pandemia, el 17 de enero de 2020. A pesar de la situación advenida, los especialistas han continuado realizando cirugía robótica transoral (TORS) mediante el sistema Da Vinci Xi a pacientes con trastornos del sueño, diferentes patologías a nivel orofaríngeo y, además, han seguido extendiendo su aplicación a cirugías más complejas, como la que requieren pacientes oncológicos con cáncer de orofaringe -base de lengua y laringe-.

En este sentido, como mejoras que aporta el uso de la cirugía robótica en esta especialidad, el jefe de este servicio, Francisco Muñoz del Castillo, destaca “la reducción del tiempo de quirófano, lo que repercute en la mejor recuperación del paciente, especialmente en el tratamiento quirúrgico de los carcinomas supraglóticos y orofaríngeos”. Esto se traduce también en una reducción muy significativa de la estancia media en el hospital, pasando de 4 semanas de media en este perfil de pacientes a 10 días. Y, lo más importante, “se evitan los riesgos propios de una intervención de cirugía abierta, como el sangrado o la disfagia, que prácticamente se eliminan con la robótica”, añade el doctor Muñoz.

Balance

Del centenar de pacientes intervenidos, 34 presentaban algún tipo de tumor maligno como carcinomas supraglóticos u orofaríngeos (base de lengua, amígdalas o paredes laterofaríngeas). El resto de las cirugías con este sistema se centran en el tratamiento quirúrgico de patología no oncológica faringolaríngea (31%) y patología del sueño (35%).

Según destaca el jefe de la Unidad de Otorrinolaringología “iniciamos el camino de la cirugía robótica centrándonos en el abordaje de tumores benignos, diferentes patologías faringolaríngeas (como la sarcoidosis laríngea, estenosis supraglóticas y colocación de prótesis faringoesofágicas) y SAOS (síndrome de la apnea obstructiva del sueño), que supone una gran parte de nuestra actividad quirúrgica”.

Posteriormente, añade, “comenzamos a introducir otro perfil de pacientes más complejo desde el punto de vista clínico y quirúrgico, como los pacientes con carcinomas de orofaringe-base de lengua y laringe que, en muchas ocasiones, han sido previamente tratadas con quimioterapia o radioterapia. Estos pacientes suelen tener los tejidos más sensibles, por lo que consideramos que el uso del robot en estos casos les aporta grandes ventajas, ya que es una cirugía menos invasiva que se realiza a través de la cavidad oral”.

Por último, en este período de tiempo han realizado 7 laringectomías supraglóticas, 9 faringectomías laterales y 18 carcinomas de base de lengua, que sin cirugía robótica hubieran precisado abordajes externos cervicales. Gracias a esta modalidad de cirugía, los pacientes del Hospital Reina Sofía pueden optar a recibir un tratamiento menos invasivo, seguro y rápido. 

Etiquetas
stats