Los precios siguen desbocados en Córdoba aunque el IPC comienza a moderarse

Aunque la inflación comienza a moderarse, los precios en la provincia de Córdoba siguen por las nubes. Este martes, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado el Índice de Precios al Consumo (IPC) en la provincia de Córdoba. En julio, Córdoba cerró con una inflación interanual del 11,7%. En agosto se ha moderado algo y es del 11,2%.

No obstante, los precios de los alimentos experimentan una enorme subida, unida a los de la luz, los combustibles y los asociados a la vivienda. En concreto, en Córdoba, en el último año la cesta de la compra se ha encarecido de media un 14,7%. Lo que más se ha incrementado son los gastos asociados a la vivienda, donde se incluye la factura de la luz, con un aumento del 27,2%. Los gastos del transporte, por los combustibles, suben de media un 12,2% en la provincia.

Eso sí, Córdoba ya no es la provincia con la inflación más alta de Andalucía, aunque sigue estando por encima de la media. Ahora destacan Huelva y Jaén con el 11,4%. La media regional está en el 10,9%. La nacional en el 10,5%.

Solo en agosto, el IPC aumentó en dos décimas en la provincia de Córdoba. Se rompe así la tendencia de los últimos meses. Los precios han bajado por que los combustibles son un 4% más baratos solo en agosto con respecto al mes de julio, principalmente. Eso sí, los gastos de la electricidad han crecido en un 5,7%. También han descendido los precios del vestido y el calzado por las rebajas. Aparte, ha aumentado casi un 1% el coste de los hoteles y restaurantes de la provincia de Córdoba.

El IPC sube tres décimas en España

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió tres décimas en agosto en relación al mes anterior, pero moderó su tasa interanual tres décimas, hasta el 10,5%, manteniéndose en niveles nunca vistos desde hace más de 30 años, según los datos definitivos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo ha elevado así el dato que avanzó a finales del mes pasado, cuando estimó un IPC del 10,4%. También ha elevado dos décimas el aumento mensual adelantado, desde el 0,1% al 0,3%.

El dato de agosto es tres décimas inferior al pico de inflación alcanzado el pasado mes de julio, cuando el IPC se situó en el 10,8%, su nivel más alto desde septiembre de 1984.

Con la moderación de tres décimas registrada por el IPC interanual en agosto, la inflación acaba con una racha de tres meses consecutivos de ascensos en su tasa interanual: en mayo escaló hasta el 8,7%; en junio superó los temidos dos dígitos (10,2%) y en julio se disparó hasta el 10,8%. Agosto es, por tanto, el tercer mes consecutivo en el que la inflación supera las dos cifras.

Según el INE, la moderación del IPC interanual hasta el 10,5% se debe, principalmente, a la bajada de los precios de los carburantes. De hecho, el grupo de transporte moderó más de 4,5 puntos su tasa interanual, hasta el 11,5%, debido al abaratamiento de las gasolinas y lubricantes.

Por contra, en agosto subieron los precios de la electricidad y de los alimentos. Estos últimos registraron en agosto una subida interanual del 13,8%, tasa tres décimas superior a la de julio y la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994. Destaca, especialmente, el encarecimiento de la carne, el pan y los cereales y la leche, el queso y los huevos.

En el grupo de vivienda, la tasa interanual aumentó casi dos puntos en agosto respecto al mes anterior, hasta el 24,8%, por la subida de los precios de la electricidad, mayor que la registrada un año antes.

Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en agosto el 11,2%, siete décimas por encima de la tasa general del 10,2%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

En el último año, la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua se han encarecido un 47,2%; los aceites y grasas han elevado sus precios un 24%; los huevos son un 22,4% más caros; la leche cuesta un 25,6% más, y los cereales, un 21,7% más.

En términos mensuales (agosto sobre julio), el IPC registró un repunte de tres décimas (dos por encima de lo esperado), frente al retroceso de tres décimas experimentado en julio y el avance del 0,5% de un año antes.

Nuevo récord de la subyacente

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en agosto tres décimas, hasta el 6,4%, su valor más alto desde enero de 1993. De este modo, la subyacente se sitúa más de 4 puntos por debajo de la tasa del IPC general.

En el octavo mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 10,5%, dos décimas inferior a la registrada en el mes anterior. Por su parte, la variación mensual estimada del IPCA registra un incremento de tres décimas.

Etiquetas
stats