El mejor dato de empleo en 14 años que aún está lejos del 'ladrillazo' de 2008

Desde octubre del año 2008, hace 14 años, no había una cifra de paro tan baja en la provincia de Córdoba. Entonces, la crisis del ladrillo se estaba convirtiendo en una rápida máquina de destruir puestos de trabajo. Aquel mes de 2008, el marcador de parados en Córdoba subió hasta los 63.743. Entonces, los sindicatos se echaban las manos a la cabeza en una espiral que no se sabía muy bien dónde iba a acabar. Y que llegó a una cifra insostenible en la primavera del 2014: 104.000 desempleados en la provincia de Córdoba.

En el otoño de 2008 se convocaron las primeras huelgas y concentraciones. Los sindicatos aludían entonces a que si Córdoba alcanzaba los 70.000 parados sería una cifra insoportable e insostenible. Y no solo los alcanzó sino que la provincia mantuvo esos datos durante casi una década, entre 2009 y 2018. Hace cuatro años, el paro volvió a bajar de esa cifra, pero llegó la pandemia y se volvió a destruir empleo. Desde el final del confinamiento, y muy poco a poco, el desempleo ha vuelto a bajar y ha retornado a cifras de octubre de 2008.

Eso sí, todavía queda para alcanzar los niveles previos a la crisis del ladrillo, que estalló en los primeros meses del año 2008. Los mejores años para el mercado laboral en la provincia de Córdoba fueron los que se extendieron entre 2005 y 2007. Entonces, en la provincia había unos 50.000 parados, una cifra que entonces se consideraba muy alta, sobre todo en comparación con el resto de España. Es decir, son 14.000 desempleados menos que con los que se ha cerrado el año 2022.

Razones para el descenso del paro

En Córdoba hay dos motivos que explican el descenso del desempleo de los últimos años y que poco a poco se estén recuperando valores similares a los de antes de la crisis económica de 2008. El primero tiene que ver con la demografía. La población cordobesa está menguando desde entonces. En la última década en Córdoba viven unas 50.000 personas menos. La provincia ha pasado de superar los 810.000 habitantes a rondar los 760.000. Además, la generación del baby boom ha comenzado a jubilarse. Esto está provocando que la población activa esté menguando, algo que ha detectado la Encuesta de Población Activa (EPA). Es decir, cada vez hay menos cordobeses en edad de trabajar. A menos trabajadores disponibles, menos parados.

Pero el descenso no se explica con esos datos por sí solos. Aunque en 2022 se ha reducido el número total de afiliados a la Seguridad Social en 1.391 personas en la provincia de Córdoba, las cifras de afiliados son ahora mejores que las de 2008. En diciembre de 2022, la provincia ha cerrado con casi 310.000 afiliados a la Seguridad Social. En julio de 2008 era de 305.000 afiliados, unas 5.000 personas menos.

Es decir, hay más parados, más afiliados pero menos población que entonces. La explicación está en la última Reforma Laboral, que ha aflorado gran parte de la enorme economía sumergida que siempre ha existido en una provincia como Córdoba. Tras la pandemia, la escasez de mano de obra llevó a que muchos empresarios que no tenían dados de alta a sus trabajadores o que los mantenían a tiempo parcial regularizaran su situación. En Córdoba se notó especialmente con unas cifras de afiliación que poco a poco fueron mejorando.

Los sindicatos advierten de posibles riesgos futuros

CSIF valora la bajada del paro registrada en Córdoba en 2022, pero considera preocupante que se hayan perdido afiliaciones a la Seguridad Social. Las estadísticas hechas públicas hoy por el Ministerio de Trabajo y Economía Social señalan un descenso del desempleo en la provincia de 2.685 personas (-4,1%) al cierre del mes de diciembre del pasado año con respecto al mismo periodo en 2021, dejando la cifra total de desocupados en 62.664.

La presidenta de CSIF Córdoba, María Dolores Navajas, señala que “siempre es una buena noticia que se reduzca el número de demandantes de un puesto de trabajo, aunque consideramos especialmente preocupante que nuestra provincia haya perdido casi 1.400 cotizantes en los últimos 12 meses, un dato que, unido al hecho que Córdoba redujo su población en más de 4.325 personas en el último año, nos hace pensar que la marcha de parados y paradas a otras zonas de España en busca de un empleo se ha acrecentado en los últimos meses”. “Esperamos que los buenos datos que se han registrado en diciembre tengan su continuidad este año, algo que no suele ocurrir en invierno tras la finalización de las campañas agrícolas y comerciales en nuestro territorio”, recalca la dirigente sindical.

A juicio de CSIF, “el modelo productivo inestable que tenemos en Córdoba necesita ser reformulado para fomentar la creación de puestos de trabajo de calidad, apostando por sectores estratégicos como la industria y la innovación, así como por un impulso de los servicios públicos a través de la Administración pública como motor”. En este sentido, “en el objetivo de reflotar la economía y el mercado laboral es fundamental un plan que potencie los servicios públicos, como por ejemplo la sanidad y la educación”.

Asimismo, como se repite mes tras mes, el paro vuelve a afectar más a las mujeres que a los hombres. El desempleo femenino acapara el 60,7% del total (con un total de 38.072 mujeres en el paro), es decir, que seis de cada diez personas paradas en la Córdoba son mujeres, lo que supone “una brecha de género ante la que hay que tomar medidas que corrijan esta desigualdad”. Del mismo modo, Navajas muestra su preocupación por los cerca de 5.000 personas sin empleo en la provincia que no tienen derecho a cobrar ninguna prestación.

La secretaria de Empleo de CCOO de Córdoba, Ana Belén Acaiña, se congratula de la bajada del paro en diciembre en la provincia de Córdoba, que suma 62.664 personas en desempleo, 2.465 menos que en noviembre. “Nos alegramos de la bajada del paro en 2022, una bajada que viene de la mano de la reforma laboral que ha supuesto un importante impulso a la contratación indefinida y a la fija-discontinua”, señala.

La bajada del paro en diciembre ha sigo generalizada en todos los sectores excepto en la construcción. “La agricultura y los servicios son los sectores que registran una mayor bajada del paro, algo que era esperado debido a la campaña de la aceituna y de las fiestas navideñas, pero nos preocupa que no logramos incrementar el peso del sector industrial y que seguimos teniendo una enorme dependencia del sector primario y de servicios”. De hecho, más de 35.000 de los 38.923 contratos formalizados en diciembre corresponden a estos dos sectores, “lo que da idea de excesiva dependencia de estos sectores”.

Un mes más, la contratación indefinida se ha incrementado frente a la temporal, que se ha reducido respecto al mes de noviembre. “En 2022, la contratación indefinida se ha incrementado en Córdoba un 790,29%, lo que confirma que había mucha contratación irregular”, remarca la secretaria de Empleo de CCOO quien apunta que “hemos logrado que la contratación indefinida alcance el 31% de los contratos realizados en diciembre, unas cifras que nos equiparan a Europa y que dan más estabilidad al mercado de trabajo, con las consecuencias positivas que ello conlleva”.

A pesar de la bajada del paro y del incremento de la contratación indefinida, CCOO vuelve a mostrar su preocupación por la situación laboral de la mujer. “En diciembre, el 60,75% de las personas desempleadas eran mujeres. Esta cifra, lejos de bajar, sube, y debería activar todas las alarmas, porque estas cifras son insostenibles, además de injustas”, remarcó la responsable sindical.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores de Córdoba (UGT Córdoba) valora la bajada del paro experimentada el pasado mes de diciembre en la provincia y hace un balance “positivo” de la evolución del empleo en un 2022 marcado por la incertidumbre económica y el alza de los precios. Así, para el sindicato, los datos de diciembre, al igual que los logrados desde la entrada en vigor de la Reforma Laboral, demuestran que es posible generar empleo y riqueza apostando por la mejora de los derechos laborales. Por ello, UGT considera que “es ahora el momento de acabar con la precariedad salarial y garantizar el poder adquisitivo de los trabajadores”.

Una vez finalizado 2022, lo cierto es que Córdoba cerró el año con 62.664 desempleados en cifras de paro registrado. Esto se traduce en 2.685 parados menos de los registrados a la finalización de 2021, es decir, un descenso interanual del 4,11%. Una bajada del 3,78% si lo comparamos con el pasado mes de noviembre.

Si lo hacemos por sectores, servicios es el que ha experimentado un mayor descenso este mes, pues han encontrado trabajo en esta actividad un total de 1.577 personas. Otros sectores, como la agricultura, han cerrado diciembre con 521 parados menos y la industria, con una reducción de 119 personas. Otro colectivo que ha experimentado un gran descenso es el de aquellas que no han tenido un trabajo anterior, que ha bajado en 369. Por el contrario, el sector de la construcción es el único de la provincia de Córdoba con una evolución negativa, ya que el número de parados se ha visto incrementado en 121 personas.

Para la secretaria de Empleo de UGT Córdoba, Francisca Haro, estos números demuestran que “incrementar el SMI no ha supuesto un lastre para el mercado laboral andaluz y, menos aún, que se hayan cumplido ninguna de esas previsiones catastrofistas realizadas por la patronal o por el Banco de España. Este hecho nos afianza en la voluntad de continuar exigiendo incrementos en este SMI hasta alcanzar lo comprometido por España en la Carta Social Europea y elevarlo a 1.100 euros en este 2023”.

Por último, Haro reiteró su llamamiento a la responsabilidad de la patronal, para el desbloqueo de las Mesas de Negociación y la aplicación de incrementos salariales justos y suficientes para hacer frente a la situación actual de inflación.

Etiquetas
stats