Manuel Prieto, su tercera dosis y un mensaje a los no vacunados: "Tienen mucho que ganar y nada que perder"

Manuel Prieto, la primera persona en vacunarse de la Covid en Córdoba

Han pasado ya nueve meses desde que el 27 de diciembre de 2020, Manuel Prieto se vestía elegantemente con camisa y corbata sabiéndose el foco de atención de toda la provincia de Córdoba. A sus 77 años, fue el primer cordobés en recibir la vacuna contra la Covid, en la residencia de las Hermanas de los Ancianos Desamparados, en la capital. Ahora, Cordópolis vuelve a hablar con Manuel, testimonio privilegiado en este periodo de la campaña de vacunación sobre la que se ha sustentado la vuelta a la normalidad ( o nueva normalidad) a la que se abre Córdoba, con una incidencia de casos que ha permitido levantar la mayoría de restricciones.

Y, pese a la buena situación y con la vista puesta en quienes aún no se han vacunado -el 6% de la población en edad de vacunarse en la provincia, no lo ha hecho-, Manuel lanza un mensaje claro: "Que se vacunen, porque tienen mucho que ganar y nada que perder".

"Es recomendable al 100%", insiste, mientras habla por teléfono desde la portería de la residencia en la que vive, donde Manuel se ocupa a veces -y se distrae con ello- de atender las llamadas telefónicas y las visitas. Hace unos días que ha recibido la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus -"como si nada, todo bien, perfecto", dice escueto en palabras para señalar que no ha tenido reacción a la nueva dosis y que la vida sigue su rutina sin que el virus la haya alterado gracias a la vacunación de todos los residentes.

"Todos tenemos cerca a gente que pueden poner en peligro"

Mientras Manuel recuerda aquel domingo final de diciembre -un día esperado por todos en el que echó andar la esperanza de la vacuna frente al virus que lo puso todo del revés-, reitera su mensaje a quienes por cualquier motivo aún no se han vacunado y les recuerda que, si no es por ellos, lo hagan por su familia y amigos: "Todos tenemos cerca a gente que pueden poner en peligro", dice, porque el peligro, sigue estando ahí.

Lo sabe bien y recuerda cómo la vacuna supuso un gran alivio para quienes, como él, viven en residencias de mayores. Quedaron protegidos durante meses contra el virus que sesgó tantas vidas en los centros para personas mayores. Y, ahora, tras los estudios que muestran la necesidad de una tercera dosis, han recibido esta con la esperanza de que la inmunización haga su efecto en este otoño e invierno próximos.

Manuel mantiene esa "tranquilidad de estar vacunado" que obtuvo con las dos primeras dosis, mientras en la residencia prosiguen las normas de prevención para que el virus no entre con las visitas y los trabajadores. Eso sí, el deseo que hace meses experesaba de que la mascarilla se pudiera eliminar, no está previsto en el corto plazo en espacios interiores donde conviven distintas personas. Pero, mientras, el primer vacunado en Córdoba vive la normalidad alcanzada. "Perfecto".

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2021 - 06:00 h
stats