La guerra de Ucrania comienza a notarse en los estantes de los supermercados

Cartel limitando la venta de aceite de girasol en un Mercadona.

Primeros efectos directos de la guerra en Ucrania. Algunas distribuidoras comerciales, entre ellas Mercadona, han comenzado a limitar la venta de aceite de girasol en sus establecimientos, incluidos los de Córdoba, donde ya está regulada la adquisición de este producto.

Unos carteles de color amarillo advierten a los clientes de que sólo se permite comprar un máximo de cinco litros por persona. No explican, sin embargo, que el motivo que explica esto es el alza de las materias primas en Ucrania, considerado el granero de Europa y principal abastecedor de este tipo de productos agrícolas para grandes cadenas de supermercados como Mercadona o Eroski han decidido limitar la venta de aceite de girasol.

“Esta semana estamos notando en nuestras tiendas compras desproporcionadas de aceite de girasol y semilla. Por este motivo hemos decidido limitar la venta de Aceite de Girasol y semillas a una cantidad de 5 litros por cliente y día con el fin de garantizar un uso normal de esos productos”, señalan desde la compañía valenciana. No es la única, según diversos medios, Eroski que confirmó que también comenzaba a limitar desde este sábado la venta de este mismo producto.

El aceite de girasol es, precisamente, uno de los alimentos que más ha subido de precio recientemente, según el índice de los precios mundiales de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En total, el índice alcanzó un nuevo récord en febrero con un promedio de 140,7 puntos, es decir, un 3,9 % más que en enero y un 24,1 % más que hace un año, informa Efe.

El organismo de las Naciones Unidas destacó que en la subida pesó sobre todo el índice de precios de los aceites vegetales, que aumentó un 8,5 % desde el mes anterior y alcanzando así un nuevo récord. La subida de la cotización de los aceites de girasol, palma y soja es la principal responsable del incremento. El pronunciado aumento del índice de precios de los aceites vegetales se debió principalmente a la sostenida demanda mundial de importaciones, que coincidió con algunos factores relacionados con la oferta, en particular las reducidas disponibilidades exportables de aceite de palma en Indonesia, el mayor exportador mundial, las perspectivas más bajas de producción de soja en América del Sur y las preocupaciones sobre la reducción de las exportaciones de aceite de girasol por la invasión rusa de Ucrania.

Ucrania es un productor clave de productos como el aceite de girasol. En España el 21% de las ventas totales, 217 millones de euros, proceden de este país, según los datos del Ministerio de Agricultua (la Secretaría de Estado de Comercio lo eleva al 60%). La dependencia es aún mayor en el caso del maíz, dado que Ucrania supone casi el 50% de las ventas. En el trigo es del 14%.

Planas cree que no existe riesgo de desabastecimiento a corto plazo

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha querido lanzar un mensaje de “tranquilidad” a los ciudadanos al asegurar que en España “no existe riesgo” de desabastecimiento alimentario “a corto plazo” por el impacto del conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, que son dos grandes productores de cereales y oleoginosas del mundo.

“Quiero trasladar un mensaje de tranquilidad y de serenidad a los ciudadanos. No existe riesgo de desabastecimiento alimentario a corto plazo. Nuestra preocupación es la de asegurar el aprovisionamiento, más allá de la subida de precios, para disponer de cantidad sufuciente para la alimentación animal”, ha asegurado el titular de Agricultura al término de la reunión del Comité Asesor Agrario, en el que han estado representantes de las organizaciones agrarias Asaja, Coag y UPA.

Sin embargo, el ministro ha precisado que los piensos, la alimentación del sector ganadero y la disponibilidad de fertilizantes por “la situación de los precios” podrían llevar a una “disponiblidad menor”.

Planas ha querido transmitir también otro mensaje de tranquilidad a agricultores y ganaderos, que a la complicada situación que atraviesan por el incremento de costes, la sequía, se le ha unido el conflicto bélico.

“Decirles que estamos trabajando de la mano, de forma unida, para asegurar que sus intereses sean preservados. Es la diferencia de tener una Ley de la Cadena Alimentaria a no tenerla, que podemos plantearnos la carga y el reparto de esa carga que responde a cada uno entre los diferentes eslabones”, ha subrayado, sobre el reparto de los incrementos de costes.

Planas ha precisado que la exposición de España es básicamente en Ucrania, de donde importa un 22% de maiz (2,7 millones de toneladas), torta de girasol (68%) y medio millón de toneladas de aceite de girasol.

El titular de Agricultura ha reconocido la complicada situación que atraviesa el sector agrario por el conflicto bélico. “La próxima campaña de siembra ya está en peligro, por lo que la producción puede descender de forma drástica. Además, si se une el tema de la energía y fertilizantes, nos enfrentamos a un escenario prolongado de elevados precios de los 'inputs' en la producción agraria”, ha advertido.

Según ha detallado el ministro en rueda de prensa, España cuenta actualmente con existencias en materia de maiz, que está concentrado en el puerto de Tarragona, de 45 días. “Debemos buscar lugares alternativos de abastecimiento y será más fácil si la UE adopta las medidas que ha solicitado España”, ha subrayado.

En la reunión de Ministros de Agricultura de la UE, que tuvo lugar ayer, Planas solicitó algunas medidas como la flexibilización en la PAC para disponer de una mayor superficie de siembra, sobre todo en el caso del maiz, así como facilitar de forma “excepcional” y “temporal” un mayor acceso a materias primas de otros países como puede ser Argentina, Canadá o Estados Unidos, además de movilizar el mecanismo de respuesta ante la seguridad de la crisis alimentaria y otros foros como la FAO o el G-20.

El titular de Agricultura ha reiterado que el conflicto en Ucrania es una “situación excepcional en la que hace falta adoptar medidas excepcionales”. “Tenemos que estar a la altura porque es una situación que va a durar con independencia del conflicto bélico, y tenemos que expresar nuestra solidaridad con el pueblo de Ucrania y garantizar su abastecimiento alimentario”, ha subrayado.

Etiquetas
stats