Todos los grandes sectores productivos de Córdoba entran en 'off' por el paro del transporte

Caravana de transportistas en Córdoba

“Nunca hemos vivido una situación así, ni en intensidad ni en rapidez”. El presidente de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), Antonio Díaz, resumía de esta manera tan gráfica la situación de la economía cordobesa a consecuencia del paro del transporte, convocado por el encarecimiento de los combustibles y que este jueves cumple ya 11 días. La ausencia de transportistas, el encarecimiento de la factura de la luz, la falta de salida o entrada de material, está llevando a la práctica totalidad del sector productivo cordobés a tener que parar su actividad. “Esto es algo que no hemos visto nunca”, resumía.

Antonio Díaz asegura que “la situación es bastante delicada y preocupante en casi todos los sectores” productivos de la economía cordobesa. Un 25% de las exportaciones de la provincia dependen de una sola empresa, Cunext Cooper, la principal manufacturera de cobre de España y una de las más importantes de Europa. Cunext lleva con la fábrica parada desde finales de la pasada semana. El otro 25% de las exportaciones cordobesas corresponde al sector del aceite de oliva. Poco a poco, las almazaras van cesando su producción también, en un paro que comienza a afectar a todo. Covap es la principal cooperativa agroalimentaria de Andalucía. De Covap dependen miles de vaqueros para vender su leche y también para alimentar a sus animales. La entidad ha tenido que escoltar transporte en convoyes de la Guardia Civil. La última gran compañía en anunciar problemas ha sido Pastas Gallo, que asegura que si persiste el paro habrá desabastecimiento en su fábrica de El Carpio.

“Falla la recepción de materia prima y el stock de los almacenes de las fábricas está cada vez más saturado”, explica el presidente de la patronal cordobesa. “El problema no está solo en la llegada de materia prima, sino en que no se puede distribuir la producción”, ha señalado.

“Esto cambia por días”, ha explicado, explicando que cada jornada es un nuevo sector el que se ve afectado. “Esta mañana hablaba con empresario de Pozoblanco que se dedica a las mallas cinegéticas y a la prestación de servicios en el campo, que tiene un serio problema de falta de actividad”, detallaba. “Se está paralizando y ralentizando mucho el trabajo. Son todos los sectores los que de una u otra manera están afectados”, explica.

Preocupa mucho también la situación en otro sector vital para la economía cordobesa: la industria del frío de Lucena, que supone también un porcentaje importante de las exportaciones de toda la provincia. La suspensión de la actividad en esta industria tendrá consecuencias, ya que no se puede reiniciar al ritmo previo al paro del transporte.

La patronal asegura que ni durante los peores días del confinamiento más duro por la pandemia de Covid 19, en el mes de marzo del año 2020, se produjo una situación como la actual. Entonces, trabajaron los sectores esenciales de la producción: los ganaderos pudieron alimentar a sus animales, los camioneros distribuían la mercancía, y las grandes fábricas e industrias se mantuvieron activas. Solo hubo una gran paralización en el sector de la construcción, que duró dos semanas y que rápidamente se reinició.

Ahora, CECO también ha detectado grandes problemas en la construcción cordobesa. El presidente de la patronal asegura que son muchas las obras que se están quedando paradas, principalmente porque no llegan materiales para continuar con los trabajos.

“El Gobierno no está buscando las soluciones a la misma rapidez que se producen los problemas. El Gobierno tiene que buscar soluciones porque si no se va a parar el país”, ha lamentado el presidente de la patronal cordobesa.

Etiquetas
stats