VUELTA AL COLE

Las escuelas infantiles ultiman los preparativos para dar la bienvenida a los más pequeños

Todo preparado ya en la Escuela Infantil Garabatos

Las escuelas infantiles llevan días preparando sus instalaciones e, incluso, algunas ya han empezado a acoger a los pequeños estos días atrás. En la escuela infantil El Patio Colorín, en Avenida de las Ollerías, comenzaron la pasada semana la limpieza y demás preparativos para calentar motores para el nuevo curso. Lo mismo ocurre en la guardería El Bosque, donde según ha contado a Cordópolis su directora, Marta Calero, se encuentran “adecuando instalaciones, limpiando y decorando las aulas para que tengan una bienvenida más especial”.

En Garabatos, su directora, Rosa, detalla también que empezaron con los preparativos la semana pasada. “Estamos pintando las paredes, montando los juguetes de madera, colocando las esquinas de seguridad...”. Otras, como las escuela infantiles Dumbi o El Cuco, iniciarán sus preparativos a partir de este lunes, tres días antes de que comienza el curso el 1 de septiembre. Las clases se iniciarán el jueves para los más pequeños de la casa y aún sigue habiendo plazas vacantes, como confirman desde todas las guarderías consultadas.

Plazas vacantes

Los datos de baja natalidad recientemente publicados por la Junta de Andalucía se están viendo en la práctica en las aulas. En el caso de El Patio Colorín cuentan con 35 plazas y no todas ellas están cubiertas a pocos días de arrancar. En la guardería El Bosque, donde tienen el mismo número de plazas, según detalla Marta, hay tres libres en el aula de dos años, mientras que las de bebés y niños de un año están completas.

En Garabatos cuentan con 35 plazas en cada uno de sus dos centros y entre los dos suman diez vacantes para niños de dos años. “Se nota que bajó la natalidad con el confinamiento, después aumentó un poco porque las aulas de bebés y un año las tenemos llenas, de hecho ha habido que reubicar en otras escuelas a los niños que se nos quedaron fuera”, cuenta Rosa desde Garabatos.

No ocurre lo mismo en la escuela infantil El Cuco, donde cuentan con 36 plazas de las que cinco quedan libres, una en el aula de un año y cuatro en el de bebés. Sin embargo, su directora coincide en el notable descenso de la natalidad. Calero destaca la diferencia con años anteriores ya que “normalmente se llenan antes o incluso hay muchos niños que se quedan fuera y tienen que solicitar otras escuelas”.

Protocolo Covid

Después de los años de pandemia y unos últimos meses en los que las medidas se han relajado hasta prácticamente volver a la antigua normalidad, los centros para los más pequeños mantienen algunas medidas. Aunque según mencionan hay algunas que, por la tipología de centro que son, ya tenían antes de la pandemia. Algunas de ellas son la higiene o la limpieza, “las medidas de higiene se siguen extremando, los juguetes, por ejemplo, se limpian a diario porque lo chupan lo tocan todo... las medidas de higiene no fueron una novedad”, menciona Calero.

En el caso de El Patio Colorín, Yolanda explica que mantendrán algunas medidas con las que han comprobado el mejor funcionamiento del centro, como la de dejar las mochilas en la escuela. “Antes iban y venían todos los días, ahora se va pidiendo a los padres lo que haga falta”. En El Bosque seguirán con los grupos separados para evitar el contagio de cualquier tipo de virus. “Intentamos que no se mezclen los mayores con los pequeños para evitar mover virus, aquí tenemos todos los virus y como todo lo tocan...”.

La directora de la escuela El Cuco, Inma, explica que en su centro se mantendrá la desinfección a la hora de entrar al colegio, “limpiar las manitas, aunque no se hace tanto como antes pero mantenemos el lavado que coincide con la vuelta del patio”. Los grupos aquí no se mantendrán de manera tan estricta, pero “sí que las siestas las duermen uno para un lado y otro para el contrario”.

La importancia de no usar mascarillas con niños

Pero una de las medidas que sí eliminarán -o que incluso ya han quitado desde finales del curso pasado- son las mascarillas, ya que estas generan dificultades en el aprendizaje de los más pequeños. A pesar de que la mayoría ha nacido viendo las mascarillas en todo su entorno, “es muy importante que nos vean los gestos y las emociones que se transmiten sobre todo de la nariz para abajo”, indica Rosa.

Lo mismo explica Marta, que asegura que “es primordial” no utilizar las mascarillas durante este curso ya que “ha habido problemas de lenguaje en los niños al no poder vernos la boca”. Y es que ojos, nariz y boca, todos son fundamentales para expresar sentimientos como la alegría, la tristeza o el enfado, diferencias que los niños aprenden en las escuelas infantiles y que con las mascarillas resulta casi imposible. “A la hora de trabajar con niños es muy importante. transmitir cariño y la tranquilidad y la cara dice mucho”.

A solo tres días de que comience el nuevo curso, las seños se encuentran “con el hormigueo en el estómago de todos los años” por conocer a los nuevos niños y por que todo vaya bien. Con medidas más relajadas, pero siguen haciendo de las guarderías un lugar seguro y amable para que los más pequeños de las casas puedan llevarse sus primeros conocimientos y mucho cariño.

Etiquetas
stats