Sindicatos critican el cierre de 390 camas hospitalarias en verano

Sala de un hospital | PIXABAY

CSIF y CCOO han criticado el cierre de 390 camas hospitalarias en este verano en la provincia de Córdoba. Los sindicatos ha contabilizado “prácticamente el mismo número de camas cerradas” que en 2017, cuando hubo un total de 393.

En el conjunto de Andalucía, ha señalado que “se sigue manteniendo prácticamente el mismo cierre de camas que en años anteriores”, que, según estiman, “superan las 2.600”, toda vez que lamentan la “opacidad” del Servicio Andaluz de Salud (SAS) para ofrecer “cifras reales” y señalan que las sustituciones “apenas alcanzan al 30 ó 40% de la plantilla” y en el caso de atención primaria “no llega al 45%”.

Así, según ha indicado CSIF a Europa Press, la situación del cierre de camas en toda la región “lejos de mejorar, se mantiene en la misma línea de años anteriores y con cifras muy similares, sin que se aprecie la mejora que dice el SAS”.

CSIF ha lamentado que “en muchos centros no se han aportado datos” y que “en la mayoría se utilizan eufemismos como camas reservadas, reformas, reubicación de pacientes, reorganización de agendas o jornadas ponderadas para no aportarlos directamente, lo que ha obligado casi a una labor de investigación y conteo de camas y profesionales”. Y ha expresado que esta “dificultad” se vuelve “directamente imposible” en alguna de las Agencias Públicas Sanitarias de la Junta.

De este modo, indica que este año se ha producido “un cierre de 2.605 camas” en Andalucía, un dato que en su opinión, y a pesar de los anuncios de la Consejería de Salud, “viene a confirmar prácticamente el mismo cierre de camas que el año pasado (2.602)”. “En el año 2016 se cerraron 2.578”, según el sindicato.

Por provincias

Asimismo, ha destacado el número de camas cerradas en Sevilla (652) y Málaga (311) que “experimentan un incremento de unas cien en cada provincia respecto al año anterior (538 y 229, respectivamente)”. “Igualmente, la situación en Granada (580) genera grandes problemas, región que contabilizaba 574 en 2017”, añade CSIF.

Por su parte, agrega que en los hospitales de Almería “hay un total de 194 camas cerradas ahora frente a las 206 del pasado año”, y en el caso de Cádiz “la apertura progresiva del nuevo hospital de La Línea podría estar camuflando este menor número (205 frente a 289)”, afirma.

Huelva también tiene “una discretísima mejoría dentro de un elevado número de cierre de camas (120 frente a 160)” y en Jaén y Córdoba el sindicato ha contabilizado “prácticamente el mismo número de camas cerradas, 225 y 390, respectivamente que en 2017 (223 y 393)”.

Respecto a las contrataciones, el CSIF ha recordado que el SAS presentó el 30 de mayo su plan de vacaciones, donde anunciaba la contratación de 17.900 profesionales con un presupuesto de 111 millones y un incremento del tres por ciento frente al año anterior, “garantizando de esta manera la asistencia tanto urgente como programada en verano”.

No obstante, ha lamentado que “la realidad es bien distinta” ya que “muchos de estos ya venían prestando sus servicios como personal eventual y estructural, se les hace una nueva renovación de contrato pero realmente no son refuerzos específicos de verano”.

Falta de personal

Así pues, afirma que “muchas categorías no han podido ser cubiertas por la falta de personal que ha ido emigrando a otras comunidades o países donde han encontrado mejores condiciones laborales”, y lo ejemplariza con la categorías de médicos de familia “donde la sustituciones no llegan ni a la cuarta parte de la plantilla”.

CSIF ha indicado que esta situación genera que los profesionales “tengan que doblar cupos, que el SAS también se niega a pagar”, y que “la mayoría de las urgencias, como todo los veranos, sufran la falta de contrataciones obligando a incrementar el número de guardias”.

Por otra parte, “en la mayoría” de especialidades médicas hospitalarias las sustituciones “son casi una excepción, procediéndose al ajuste de agendas”, ha afirmado el sindicato, que añade que “en general, en el resto de categorías, las contrataciones apenas han cubierto a un 30%-40% de los profesionales”.

En este sentido, ha lamentado que la pediatría es otra de las categorías donde es “prácticamente imposible” la sustitución, y lo ha calificado como “un problema crónico en nuestra sanidad”, así como que en atención primaria, “la tónica ha sido como en años anteriores, el cierre de la gran mayoría de centros de salud por las tardes, concentrando al personal en el turno de mañana para así poder sustituir vacaciones y bajas”.

Así pues, ha censurado que “muchos” de los programas de atención primaria “se paralicen y se den cita para después del verano, atendiendo a la demanda y posponiendo la programada”.

Actividad quirúrgica “reducida al 50%”

CSIF también ha lamentado los datos en la actividad quirúrgica que “ha reducido su actividad casi al 50% en un cómputo total, a pesar del elevado número de pacientes el lista de espera quirúrgica y que ha motivado múltiples quejas y manifestaciones de la ciudadanía”.

El sindicato ha lamentado que “el SAS en sus datos oficiales y después de todo el maquillaje de cifras, sigue admitiendo las cifras de 2017, cuando hubo 72.193 personas en lista de espera, de las cuales 3.275 superaban los 180 días”. Al respecto, CSIF ha reseñado que las cifras referentes a junio 2018 “aún no han sido publicadas por el SAS”.

En este sentido también se ha pronunciado CCOO, que ha lamentado que “hay un incremento de las listas de espera y del cierre de camas y plantas, una paralización de la actividad quirúrgica y una nula actividad programada por la tarde”.

CCOO señala así a Europa Press que en atención primaria “el porcentaje de sustituciones no llega al 45%”, que la mayoría de los centros de salud cierran por la tarde o solo se cubren las urgencias con un médico y enfermero“, con lo cual, por ejemplo, ”se posponen hasta septiembre los programas de salud como el de los niños sanos, personas diabéticas, etcétera“.

En lo que respecta a la atención especializada, indica que el porcentaje de sustituciones de las categorías minoritarias, como telefonista o técnico especialista, “alcanza el 65%”. Sin embargo, agrega que el porcentaje de sustituciones de facultativo especialista de área (FEA) “no llega ni al 20%” y el del resto de categorías “se sitúa entre el 40% y el 55%”.

Etiquetas
stats