El recuento voto a voto concluye sin cambios

Actas de escrutinio de cada una de las mesas, antes de ser recontadas | MADERO CUBERO
El PP estudia la impugnación de una veintena de mesas electorales por sus dudas y el descuadre en algunas actas, que era de un número muy reducido de votos | Peligra la constitución del Ayuntamiento el próximo 13 de junio si prosperan las impugnaciones

Después de unas diez horas y media contando voto a voto, el recuento oficial en la Junta Electoral del partido judicial de Córdoba ha concluido sin cambios en el reparto de concejales, que en principio, y aún no es definitivo, queda como se informó en la noche del domingo: 11 concejales para el PP, siete para el PSOE, cuatro para Ganemos, cuatro para Izquierda Unida, dos para Ciudadanos y uno para UCOR.

El reparto final quedó así: 146.376 votos emitidos en total, de los que 51.429 fueron para el PP, 30.453 para el PSOE, 18.656 para Ganemos Córdoba, 17.818 para Izquierda Unida, 12.787 para Ciudadanos y 8.389 para Unión Cordobesa.

El recuento fue agotador. Una circular de la Junta Electoral Central obligaba a todas las locales a contar las actas voto a voto. El objetivo era que no volviera a ocurrir lo que pasó en Sevilla en las pasadas elecciones al Parlamento de Andalucía. Una reclamación de Vox forzó el recuento manual y se descubrió un descuadre de unos 4.000 votos a favor del PP. Tampoco hubo cambios significativos, como durante la jornada de hoy en la sede de la Audiencia Provincial de Córdoba, que se ha extendido entre las 11.00 de la mañana y las 21.30.

El PP pidió el recuento de todo el voto nulo, por si le era favorable. También anotó más de una veintena de incidencias en distintas mesas electorales, planteando la posibilidad de interponer un recurso ya mañana ante la Junta Electoral. Ni el voto nulo ni el resultado de estas mesas electorales arrojaba cambios significativos en el recuento final. En algunas mesas, se pugnaba por que en las actas había una diferencia de uno o dos votos entre lo que sumaban los partidos y la gente que había votado. En el voto nulo, se reclamaban votos en los que alguien había escrito una proclama contra la Monarquía sobre una papeleta del PP.

La formación más cercana de poder ganar un concejal era Ciudadanos, que estaba a 250 votos. En una mesa consiguió 49, que no le habían sido consignados. No obstante, el PSOE aumentó su diferencia en dos mesas de la Fuensanta (que el PP recurrirá) en las que lo transmitido electrónicamente no coincidía con lo que los presidentes y vocales habían reflejado en las actas físicas.

En la Audiencia Provincial había un gran despliegue de las distintas formaciones. Casi una decena de militantes del PP trabajaban con sus propias actas. Un grupo de responsables del PSOE y apenas tres de IU también hacían lo propio. También se desplazó un grupo de militantes de Ciudadanos, y nadie de UCOR o la agrupación de electores de Ganemos Córdoba.

El PP decidirá mañana el sentido de sus impugnaciones. De su contenido y su trascendencia dependerá hasta la fecha de constitución de la próxima Corporación municipal, que podría incluso retrasarse a después del 13 de junio. La ley lo permite. Pero no más de 20 días después.

El recuento voto a voto se convirtió casi en una pugna en cada una de las papeletas, donde cada uno dudoso provocaba una discusión que alargaba el escrutinio hasta el agotamiento. El recuento, por ley, no se podía interrumpir y no se hizo una parada ni para el almuerzo. Finalmente, el resultado quedó como el domingo.

Etiquetas
stats