Rafael Gómez reparará “lo que sea necesario” en la Fuenseca

La plaza de la Fuenseca, tras los desprendimientos de la torre mirador. | MADERO CUBERO
El constructor asegura que ya tiene a una persona contratada para que se encargue de pedir los permisos necesarios y dirigir la obra, aunque descarta una gran inversión para restaurar toda la zona

“Haré lo que sea necesario para que aquello se quede bien”. El constructor y líder de la oposición en el Ayuntamiento de Córdoba, Rafael Gómez Sandokán, ha asegurado que reparará “lo que sea necesario” en el edificio de su propiedad en la plaza de la Fuenseca para evitar que la zona siga deteriorándose.

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbnismo, Luis Martín, ha firmado un decreto a instancias de la Oficina de Ruinas para que Arenal 2000 tome unas primeras medidas preventivas para evitar que el edificio se siga cayendo. Estas medidas están valoradas en 640 euros. Posteriormente, y en el plazo de un mes, la constructora tiene que presentar el correspondiente proyecto para devolver todo a su estado original.

El pasado 28 de abril, la techumbre de la torre mirador de la plaza de la Fuenseca, sobre la que se apoya la fuente del mismo nombre, comenzó a venirse abajo y obligó a los bomberos a intervenir, acordonando la zona para evitar riesgos a las personas. El 30 de abril, los técnicos de la Oficina de Ruinas visitaron el inmueble y detectaron que total “estado de abandono” del edificio, que tiene diversas entradas de agua ya que los canalones que posee están inservibles. También observaron que tanto la cubierta como el falso techo del torreón fueron desmontados por los bomberos para evitar riesgo a los peatones.

Rafael Gómez aseguró ayer que compró los cines de verano a petición de la exalcaldesa de Córdoba Rosa Aguilar, para posteriormente cederlos al Ayuntamiento. Gómez recordó cómo los cines de verano llegaron a estar propuestos para ser entregados al Ayuntamiento a cambio de que se perdonaran algunas de sus deudas. “Estuvieron dos años en los presupuestos”, recordó.

“Son edificaciones muy antiguas y se han ido deteriorando”, justificó el propietario de Arenal 2000, que no obstante aseguró que todos los años “se sigue echando el cine”, ya que lo tiene cedido a un empresario para que lo explote comercialmente. Los últimos derribos no pondrán en peligro la emisión de películas en la Fuenseca este verano.

Etiquetas
stats