Rafael Gómez: “La Ciudad Deportiva es del 'menda lerenda'”

.
El líder de UCOR irrumpe en el consejo de la Gerencia de Urbanismo en el que se abordaba el proyecto del Grupo Tremón para decir que las instalaciones siempre serán suyas y de sus hijos

Lo que ha pasado esta mañana en la Gerencia Municipal de Urbanismo ha sido absolutamente delirante. Desde las pasadas elecciones municipales, Rafael Gómez es concejal pero no ha dejado de ser ni empresario, ni constructor, ni, al parecer, propietario de un montón de cosas en la ciudad de Córdoba. Por eso, esta tripolaridad se ha desatado esta mañana durante la reunión de un consejo rector en el que muchos concejales de PP, PSOE e IU se miraban atónitos, cabizbajos y pálidos ante lo que ha sido una auténtica explosión verbal de Rafael Gómez Sánchez.

El consejo rector de hoy discutía la innovación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para el mega proyecto urbanístico que el Grupo Tremón había presentado en la Gerencia. Urbanismo había acordado iniciar los trámites necesarios para poder acoger un plan que sobre el papel prevé 141 millones de euros de inversión y la creación de 4.000 puestos de trabajo. Hasta ahí, todo correcto. Pero siempre hay algún pero. El suelo había sido o sigue siendo propiedad de Rafael Gómez, consejero de la Gerencia, concejal, empresario, constructor y platero. Entre la enorme superficie a recalificar se incluye, además, la Ciudad Deportiva que usa el Córdoba Club de Fútbol, que tiene el nombre de Rafael Gómez Sánchez, que construyó Rafael Gómez Sánchez y que está, al parecer, alquilada al club.

El líder de UCOR, no se sabe muy bien porqué, ha entendido que el plan de Tremón lo que prevé es expropiarle la Ciudad Deportiva, que pase a manos del Ayuntamiento de Córdoba, algo que no está dispuesto a permitir. Antes de un consejo rector que ha tenido que abandonar, ha llegado a decir: “La Ciudad Deportiva es del menda lerenda que come turrón de almendra”, dirigiéndose y mirando, desde la lejanía, al presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Luis Martín. “Nunca se quedarán con la Ciudad Deportiva porque es mía y de mis hijos”, gritaba en los pasillos de la Gerencia, ante el asombro de los funcionarios. “La Ciudad Deportiva se la van a quedar cuando toree Caracaña”, espetó, ya fuera de un consejo rector que había tenido que abandonar por que discutía el proyecto de Tremón y que colisionaba, directamente, con sus intereses particulares.

Rafael Gómez defiende que “en el trato” que firmó con el Grupo Tremón para la venta de gran parte de sus activos, en búsqueda desesperada de liquidez tras su detención en la operación Malaya, “jamás entró la Ciudad Deportiva”. Es más, Gómez llegó a afirmar ante los periodistas que Tremón no es hoy el propietario del suelo porque no ha llegado a pagarle lo acordado en el acuerdo. “El suelo está a nombre de Tremón pero no puede hacer uso de él”. Preguntado sobre este proyecto, Rafael Gómez contestó con un enigmático “yo soy músico y me acuesto a las ocho”, que viene a significar que no sabe nada.

Tantas dudas ha sembrado Rafael Gómez sobre la titularidad de estos terrenos que aunque el PP ha votado a favor de iniciar los trámites para el proyecto del grupo Tremón, el presidente de la Gerencia, Luis Martín, y en declaraciones posteriores a los periodistas, ha asegurado que este organismo municipal se va a poner a trabajar desde ya para saber quién es el propietario del suelo. “Vamos a profundizar en la documentación aportada”, insistió. IU y PSOE votaron en contra del punto y UCOR no pudo hacerlo porque Rafael Gómez había tenido que abandonar el consejo rector.

Fuera del consejo y sentado junto a los periodistas, Rafael Gómez se despachó con otro torrente de titulares y declaraciones. “Yo soy parte del de arriba aquí en la Tierra”, llegó a decir. “Soy un fenómeno porque soy parte del de arriba. Soy parte de Él en la Tierra”, insistía. Gómez defendía cómo se ha convertido en un “gladiador de billetes” que ayuda a todo aquel que se lo pide. “Esta mañana he encargado dos tráilers de colchones”, aseguraba, al tiempo que afirmaba que acababa de acordar la reparación de cristales en la zona de las Palmeras. ¿Quién paga eso?, le preguntaban los periodistas. “Yo”, gritaba, a apenas dos centímetros de la cara del periodista que le preguntaba.

Al poco de salir del consejo rector, cuando se iniciaba la discusión del punto sobre el mega proyecto del Grupo Tremón, Rafael Gómez le decía a los periodistas que lo que pasaba dentro de la reunión es que el resto de partidos tradicionales le tienen miedo “porque soy marabunta”. “Vamos a ser entre 7.000 y 8.000 afiliados cuando lleguen las elecciones”, exclamaba, a la vez que miraba la puerta cerrada de un consejo de la Gerencia en el que, según él, “no se cuece nada. Ahí lo que se cuecen son papas guisás con carne”.

Etiquetas
stats