Quince trabajadores denuncian su despido tras protestar por el impago de nóminas

Obra parada tras el plante de los trabajadores |BUTELO

Una quincena de trabajadores de las obras que la empresa Easy 2000 lleva a cabo en el barrio de Las Palmeras como subcontrata de la Junta de Andalucía han denunciado que van a ser despedidos, tras protestar este jueves por el impago de sus nóminas y sus condiciones laborales.

Por la mañana, alrededor de unos cuarenta trabajadores habían parado la obra durante varias horas y se habían concentrado para protestar por el impago de la última nómina y por otras condiciones laborales entre las que denunciaban cobrar 55 euros por día cuando deberían obtener 80 euros, además de no tener pagas ni finiquitos, que la empresa les presentaba nóminas de 1.800 euros cuando realmente cobran alrededor de mil euros y que les obligan a realizar un horario de trabajo de 7:30 a 18:30 horas, por encima del estipulado en el convenio que va de 8:00 a 18:00 horas, según relataron a este medio.

Tras esa protesta, volvieron al tajo tras recibir el compromiso desde la empresa de que cobrarían sus nóminas a partir de este viernes. Pero, pocas horas después, una quincena de esos trabajadores ha recibido la noticia de que este será su último día en la obra. “Han tomado represalias”, denuncian.

La empresa Easy 2000 para la que trabajan es la subcontrata con la que la Junta de Andalucía está llevando a cabo actuaciones de rehabilitación en varios bloques del barrio de Las Palmeras, con obras patios, canalones, instalación eléctrica, desagües, escaleras y zonas comunes de los bloques.

“El encargado, por orden del jefe de obra, nos ha dicho que mañana (por este viernes) será nuestro último día aquí”, explica uno de los trabajadores afectados. “La excusa que ponen es que ya se acaba la tarea de poner ladrillos, pero somos albañiles y en esta obra queda aún mucho más trabajo para varios meses”, señala.

Así, denuncian la notificación verbal que han recibido, sin ningún tipo de preaviso y coincidiendo tras la protesta organizada por la mañana. “Sabemos que estamos en la calle”, exponen para explicar que este viernes “vendremos a la obra, terminaremos el día y recogeremos”. Pedirán que, con el despido, les den el finiquito que les corresponde y las horas extras que han trabajado y no han cobrado.

Los trabajadores han dado la voz de alerta también a los sindicatos mayoritarios -CCOO y UGT- ante lo que consideran un atropello a sus derechos laborales y “solo nos cabe esperar que este último día se levante la voz” por parte de las autoridades competentes, para que los despidos no se lleven a cabo finalmente, confían.

Durante su protesta del jueves por la mañana, argumentaban que se daba “un cúmulo de cuestiones” en su situación laboral que les había llevado a parar la obra. Los obreros habían protestado también por la falta de medidas de seguridad en las obras, en la que se han producido varios accidentes -según cuentan-, entre ellos el de un hombre que cayó al vacío y quedó hospitalizado en estado grave y que ha sido despedido durante su baja.

Etiquetas
stats