PATRIMONIO
Restauran dos torres de la muralla almohade de Palma del Río

Autoridades en el inicio de las obras de restauración de las torres de la muralla en Palma del Río.

Este lunes han arrancado las obras de restauración de las torres de la muralla almohade de Palma del Río ubicadas en las calles Presbítero José Rodríguez y Fuentecilla de los Frailes, una actuación que pretende la recuperación y puesta en valor de estos antiguos elementos defensivos para prevenir su deterioro respetando su integridad. 

En este contexto, la alcaldesa Esperanza Caro de la Barrera ha declarado que “es una de las mejores fortificaciones de las que se conservan en Andalucía. Una muralla almohade del siglo XII compuesta por once torreones, ocho de titularidad pública y tres de titularidad privada. El Ayuntamiento lleva más de 30 años trabajando por recuperar esta joya que fue declarada Bien de Interés Cultural en 2002 y tiene la particularidad de que encierra al conjunto histórico- artístico de Palma del Río y es el origen de nuestra ciudad”. 

El proyecto ha sido redactado por un equipo multidisplinar formado por arquitectos, arqueólogos y restauradores. Tiene una cuantía de 79.626 euros, financiados en un 60 por ciento por la Diputación Provincial de Córdoba, aportando el Consistorio el 40 por ciento restante, y un plazo de ejecución de tres meses.  

En este punto, Caro de la Barrera ha incidido en que “es un patrimonio que hay que cuidar y legar a quienes vienen detrás. En estos últimos años hemos intervenido en diferentes lienzos de la Muralla o en la zona interior de la Alcazaba”. 

Las actuaciones que se llevarán a cabo en estas torres serán la recuperación de la masa volumétrica perdida mediante su tratamiento en tapial, intervenciones en las grietas y fisuras aparecidas en los interiores, la desinfección y limpieza superficial en todos sus paramentos, así como una actuación en los mechinales.  

También está prevista la recuperación de los grabados aparecidos en las cámaras interiores, concretamente un grabado de una ballena-barco y grabado de un pájaro. Asimismo se adecuará y formalizará la cubierta de ambos torreones incorporando una escotilla para su acceso directo, además del recrecido de pretil. 

Estas torres están adosadas a la muralla. Son de planta rectangular de aproximadamente 6,5 x 5 metros y una altura de 12 metros. 

Cabe destacar que la torre de la calle Presbítero será visitable desde el jardín, ya que se rehabilitará la escalera existente y se colocará una barandilla de protección con puerta en el acceso de la torre.

Etiquetas
stats