La 'otra' estación de Los Pedroches que puede dar salida a las mercancías del norte de Córdoba

El 'carbonero', el último tren que ha circulado por el Valle del Guadiato

El norte de la provincia de Córdoba perdió su último tren hace dos años. Y lo hizo literalmente. En noviembre de 2019 circuló por el norte de la provincia de Córdoba el último tren de la histórica línea a Almorchón, poniendo fin a 150 años de historia ferroviaria, especialmente del Guadiato. El fin de la llegada de carbón a la térmica de Puente Nuevo interrumpió para siempre un ferrocarril que ya desde los años setenta del siglo XX se quedó sin pasajeros. Pero el norte de Córdoba puede tener una última oportunidad, aunque a las afueras de la provincia, eso sí.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) lleva años intentando reformar todas las líneas férreas entre Madrid y Extremadura. Muchas no estaban electrificadas, algo que provocaba constantes averías. En noviembre pasado, ADIF autorizó un contrato que puede convertirse en la otra salida del norte de Córdoba en tren, especialmente para las mercancías, y hacia lugares diferentes a los de la estación de Villanueva de Córdoba, en la línea de alta velocidad.

En concreto, ADIF ha autorizado un contrato de obras que permitirá dignificar el tráfico ferroviario, tanto de mercancías como de pasajeros, en la línea que une Ciudad Real con Badajoz. Esa línea prevé también trabajos en los aparatos de vía de la llamada estación Guadalmez-Los Pedroches. Esta parada está justo a 39 kilómetros de la comarca, en el término municipal de Guadalmez, y ha sido muy usada en el pasado por los vecinos de Los Pedroches. Ahora, el objetivo pasa por convertirla también en una parada de mercancías. Y eso es algo fundamental para las empresas del norte de la provincia de Córdoba, especialmente para cooperativas como Covap, eminentemente exportadora.

La reforma emprendida por ADIF persigue mejorar la línea en unos 64 kilómetros, los que van de Brazatortas precisamente a Guadalmez. De hecho, esta línea ha sido incluida en la red europea de transportes como una conexión de mercancías entre los corredores Atlántico y Mediterráneo. El tráfico ferroviario partiría de Valencia hacia Albacete, Alcázar de San Juan, Ciudad Real, Guadalmez-Los Pedroches, Badajoz y Lisboa. Esta línea ahorraría muchas horas de viaje entre estos dos puertos, que quedarían interconectados sin necesidad, además, de tener que circular por Madrid, que es un embudo.

Por otra parte, la línea entre Córdoba y Almorchón sigue siendo de “interés general” para ADIF. Eso quiere decir muchas cosas. El corredor se mantiene como una vía clave a futuro, pero especialmente para la comarca del Valle del Guadiato. Los trenes de estos municipios, también de mercancías, pueden tener una conexión directa con Almorchón y con ese corredor que una al Atlántico con el Mediterráneo. En pocas palabras, las mercancías de la zona norte de Córdoba podrían tener salidas directas hacia los importantes puertos de Valencia o Lisboa.

La línea entre Córdoba y Almorchón finalizaba en la capital, en la antigua estación de Cercadilla. Pero no lo hace desde los años noventa. Su huella ha ido siendo literalmente ocupada por el casco urbano. Entonces hubo un proyecto, en los años noventa, para conectar la antigua vía de Almorchón con Rabanales, evitando el paso por Córdoba, pero quedó descartado. Actualmente, el único interés pasa por la construcción de una vía verde sobre el antiguo corredor. Las traviesas ya están desmontadas entre Córdoba y Cerro Muriano, pero no entre esta localidad y Almorchón. Técnicamente, si hubiese algún operador interesado, que no existe, podría volver a operar en esa línea de tren.

Etiquetas
stats