Hasta pronto a la lluvia: las precipitaciones del lunes dejan paso a una semana de estabilidad

.

El comienzo de la segunda semana de noviembre va a contar con la lluvia entre sus protagonistas. El paso de un sistema frontal durante la mañana del lunes, dejará lluvias generalizadas aunque débiles en toda la provincia. Este nuevo episodio húmedo será de muy poca entidad, dando paso a un periodo de absoluta estabilidad que durará al menos hasta el próximo fin de semana.

La dorsal anticiclónica tomará el relevo durante la jornada del martes a la vaguada que desde las últimas horas del domingo devolvió la inestabilidad a buena parte de la Península Ibérica. Un frente asociado a dicha vaguada será el protagonista de dejar las últimas lluvias seguras que se esperan en Córdoba en este mes de noviembre. Se abre así paso a una nueva tendencia seca, que a falta de confirmación por parte de los modelos meteorológicos, podría romperse por la irrupción de un sistema de origen tropical, del mismo tipo de los que acostumbran a ser vigilados por el Centro Nacional de Huracanes estadounidense.

Hasta que eso ocurra, ya en las puertas del próximo fin de semana, lo que nos espera es la estabilidad propia de las altas presiones en un mes de noviembre. A expensas de que cierto flujo marítimo pueda derivar en episodio de nieblas o brumas matinales, la inversión térmica nocturna será el fenómenos más significativo que se produzca en la provincia hasta el próximo viernes.

La lluvia se dará de forma generalizada en toda la provincia durante buena parte de la mañana del lunes. Precipitaciones en cualquier caso entre débiles o muy débiles, y que sólo en algunos momentos podría experimentar cierta intensidad. El sistema frontal al que vienen asociadas llegará a la provincia muy desgastado y en fase de disipación, por lo que la lluvia remitirá rápidamente con a lo largo de la mañana, quedando ya de manera muy residual durante la tarde en algunos puntos de Sierra Morena. La precipitación acumulada a duras penas alcanzará los 5 litros en ningún punto de la provincia, siendo el extremo noroccidental, en el entorno del valle del Guadiato, donde puedan darse los mayores registros.

Desde entonces el resto de semana, al menos hasta el próximo sábado, quedará a merced del tiempo estable y soleado. Las altas presiones mantendrán los cielos muy poco nubosos o despejados desde la mañana del martes. Dará comienzo entonces una sucesión de jornadas que serán casi un calco entre sí, sólo diferenciadas por la posible formación de nieblas o brumas matinales en valles y áreas bajas de la provincia, en especial durante las jornadas de jueves y viernes.

Las temperaturas no experimentarán grandes cambios, oscilando entre los 8 a 10 grados de mínima y los 20 a 22 grados de máxima que se esperan en el valle del Guadalquivir, y los 6 a 8 grados de mínima y 18 a 20 grados de máxima que marcará el termómetro en el resto de la provincia.

Etiquetas
Publicado el
9 de noviembre de 2020 - 06:00 h
stats