La plantilla de Pérez Giménez dice que lleva diez meses sin cobrar

Trabajadores de Pérez Giménez se concentran en la puerta del Ayuntamiento FOTO: ALFONSO ALBA
Los trabajadores inician una huelga de tres días y se manifiestan ante el Ayuntamiento de Córdoba

Diez meses sin cobrar y yendo todos los días a trabajar a Almodóvar del Río, compartiendo coche o buscándose la vida como pueden. "Una situación dramática", resume Antonio Moreno, el representante del sindicato CTA en el comité de empresa de Laboratorios Pérez Giménez. Esta mañana, cerca de un centenar de trabajadores de esta firma se ha manifestado a las puertas del Ayuntamiento de Córdoba durante la primera jornada de huelga (de tres días) convocada para exigir el pago de sus nóminas y que no se aplique un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que planean los administradores concursales para despedir al 55% de la plantilla y reducir los salarios en un 35%. Estos despidos supondrían dejar sin trabajo a más de 100 personas. El ERE aún no ha sido presentado pero sí comunicada la intención al comité de empresa, según CTA.

Pérez Giménez está en concurso de acreedores desde noviembre del año 2011. Desde entonces, la gestión depende de los administradores concursales, que tratan de poner orden en las cuentas. En este tiempo, se ha aplicado un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE). Según han asegurado esta mañana los trabajadores que protestaban son precisamente estos empleados los que mejor lo están pasando pues por lo menos disfrutan de la prestación temporal por desempleo.

"La situación es dramática", ha insistido varias veces el representante del sindicato CTA, que es quien ha convocado una huelga que no ha sido respaldada por el resto de fuerzas sindicales. Según CTA, la huelga ha sido seguida por un 90% de la plantilla durante el turno de noche. Aún no tienen datos del seguimiento del de mañana, el más numeroso.

Estos trabajadores achacan la situación límite de una empresa cordobesa con 70 años de historia a "decisiones erróneas" de los gestores, que han arrojado una falta absoluta de liquidez. Hoy, Laboratorios Pérez Giménez cuenta con las instalaciones más modernas de Andalucía, que están infrautilizadas por la falta de pedidos y, también, la falta de materia prima con la que trabajar (para su compra hace falta dinero).

Pérez Giménez se enfrenta el próximo 16 de febrero a una fecha decisiva. Ese día finaliza el plazo dictado por el Juzgado de lo Mercantil para la firma de un convenio bien con los accionistas actuales o bien con futuros compradores para dar viabilidad a la empresa. Por eso, los trabajadores exigen la retirada del ERE antes de saber "si alguien se va a quedar o no con el laboratorio".

Etiquetas
stats