La piscina Santuario no venderá entradas y sólo podrán ir sus abonados en días alternos

Piscina infantil de Santuario | ÁLEX GALLEGOS

La piscina del Santuario, gestionada por la empresa Solypro, ya ha comenzado con los primeros trámites parar poner en marcha la temporada que, si Córdoba pasa de fase, comenzará el 8 de junio. Pero muchos serán los cambios que vivirán los usuarios de esta piscina durante la próxima temporada ya que la entidad ha decidido suspender la venta de entradas para que sólo acudan los abonados, que lo harán en días alternos. Esta medida llevará a que muchas familias no puedan acudir a la piscina de manera esporádica.

Según ha podido conocer CORDÓPOLIS, Solypro ya ha contactado con sus abonados para que, con cita previa, acudan a las instalaciones a pagar durante esta semana los pases familiares, cuyo precio supera los 300 euros. Durante la semana que viene, la empresa gestionará los abonos individuales, que tienen un precio de 157 euros. Mientras que algunos usuarios han optado por pagar el bono, otros han declinado hacerlo por varios motivos. En primer lugar, argumentan a este medio, se desconoce cuál será la fecha exacta de la apertura de las piscinas dada la actual crisis sanitaria.

En segundo lugar, otros usuarios han decidido no pagar el bono dado que el precio es el mismo que en 2019. A diferencia del año pasado, cuando los usuarios podían entrar a la piscina todos los días, ahora sólo podrán hacerlo durante días alternos -lunes, miércoles, viernes y domingo frente a martes, jueves y sábado- para cumplir con el 50% del aforo permitido. Esto lleva a los usuarios a pagar una temporada completa cuando, en realidad,  sólo podrán ir la mitad. Según una comunicación remitida a los usuarios por parte de Solypro, esta propuesta se mantendrá en vigor mientras se reduzca la capacidad de aforo, limitación que por el momento no tiene fecha de expiración.

Lola es una de las usuarias de la piscina y había sido beneficiaria del sorteo de bonos familiares que Solypro realiza cada año. Ante las dudas de la fecha de la apertura pidió formalizar su abono más adelante, "cuando hubiera más certezas de lo que podía ocurrir". Sin embargo, desde la empresa le transmitieron la obligatoriedad de pagar el bono durante esta semana ya que, en caso contrario, perdería su plaza en favor de quienes están en la lista de reserva. La segunda opción que barajó fue pagarlo y posteriormente pedir la devolución del importe si las medidas de seguridad no le satisfacían. En este caso, Solypro le argumentó que "si este cambio de opinión se producía una vez iniciada la fase 3", la entidad no le devolvería el dinero. Esto ha llevado a que Lola, finalmente, haya rechazado ser usuaria de esta piscina durante la próxima temporada.

Además de las medidas de control de aforo, la empresa tomará la temperatura a los usuarios que accedan al recinto, que no podrán superar los 37,5 grados. El uso de  mascarilla para hablar con trabajadores o usuarios será obligatorio, al igual que la desinfección de manos y las suelas de los zapatos para poder entrar en las instalaciones. La ducha también será obligatoria antes y después del baño y "se procurará" mantener la distancia de seguridad fuera y dentro del agua. La entidad se compromete, asimismo, a realizar una desinfección completa diaria de todo el recinto.

Este periódico ha intentado contactar con Solypro en numerosas ocasionas, aunque sin éxito.

Etiquetas
stats