El obispo dice que la mujer “jamás” podrá ejercer el sacerdocio

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en una imagen de archivo. FOTO: MADERO CUBERO
Demetrio Fernández, en su carta pastoral semanal, asegura que ser cura “es un don, nunca un derecho”

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha vuelto a firmar una pastoral polémica. Esta vez, en su misiva semanal la peor parte se la han llevado las mujeres que aspiran a ejercer el sacerdocio. El obispo cordobés ha sido categórico y ha asegurado que la mujer “jamás” podrá ejercer este ministerio.

En concreto, Fernández escribe que “algunos se empeñan en reivindicar hoy el sacerdocio femenino, el sacerdocio de la mujer, como si fuera un derecho, como si fuera una cota de poder”. Hace un mes, por ejemplo y en una entrevista concedida a Cordópolis, el jesuita Jaime Loring aseguró que si el Papa le preguntaba él apostaría por que la mujer pudiera dar misa. “El sacerdocio ministerial es un don, nunca un derecho. Por tanto, no puede entrar en el mercado de los derechos humanos, ni debe ser objeto de reivindicaciones. Y de manera definitiva la Iglesia ha establecido que la ordenación sacerdotal sólo puede concederse a varones”.

Demetrio Fernández va más allá y asegura que “esta sentencia no podrá ser reformada nunca jamás, porque el Papa Juan Pablo II la ha dictado apoyado en el ejemplo de Jesús”.

Tras escribir esto, el obispo defiende que el papel de la mujer en la Iglesia es otro bien distinto al de poder dar misa: el cuidado de la familia. Y se explica: “El papel de la mujer en la Iglesia es de enorme importancia, no sólo porque todas las mujeres están llamadas en cuanto tales a la santidad, sino porque a ellas de manera especial les ha sido encomendado el cuidado del ser humano, desde su concepción hasta su muerte. En el matrimonio o en la virginidad, el corazón de la mujer está hecho para la maternidad, para proteger al ser humano, especialmente a los más débiles e indefensos”.

El obispo, plagado de pastorales polémicas desde que ejerce como tal al frente de la Diócesis de Córdoba, insite en que “el feminismo cristiano ha ofrecido a la humanidad grandes mujeres, plenamente femeninas, a imagen de María, la madre de Jesús, y entregadas de lleno, en la virginidad o en el matrimonio, a una maternidad amplia y fecunda. La mujer no ha de dejar de ser mujer para ser más, sino que precisamente siendo mujer, plenamente mujer, encontrará su plenitud”.

Etiquetas
stats