El obispo de Córdoba corona a la Virgen del Carmen de Rute

Coronación Canónica Pontificia de María Santísima del Carmen, Patrona de Rute | J.RUIZ -J. FERRER

Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute, ya ostenta el privilegio de la Coronación Canónica Pontificia después de que en la noche de este sábado 28 de julio el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, le impusiera las coronas a la imagen de la Virgen y del Niño Jesús que lleva en sus brazos. Fue a las 21:50 cuando se produjo el ansiado momento ante unas 2.000 personas en el parque que tiene el nombre de la nueva imagen coronada. Se cumplían así los sueños de los ruteños y devotos de la Virgen del Carmen que han esperado este histórico día durante cinco años desde que comenzaron los trámites para lograr la Coronación para esta sagrada imagen.

El momento de la imposición de las coronas fue especialmente emocionante, con todo el pueblo en silencio, aunque toda la misa pontifical se vivió con emoción e intensidad por parte de los asistentes. El obispo procedió, como está establecido por la liturgia, a coronar primero al Niño y después a su Santísima Madre. El pueblo fiel estalló en aplausos, cayeron pétalos sobre el palio blanco de la Virgen y tronaron los fuegos artificiales. El propio obispo, que besó a la imagen tras coronarla, fue el encargado de gritar un "Viva la Virgen del Carmen" al que respondieron los allí congregados. Las coronas son las mismas que Díaz Roncero hiciera en 1968 y 1969. El orfebre Alberto Quirós las ha restaurado y enriquecido de manera que en la de la Virgen se han sustituido las 24 estrellas del resplandor y se han incluido nuevos rayos, una nueva cruz, tres medallones pequeños y un centro para el canasto con escudo carmelita y pedrería alrededor del mismo.

La Real Archicofradía de María Santísima de Araceli, de Lucena, actuó como madrina de la Coronación, mientras que Anselmo Córdoba Aguilera, Teresa Córdoba Prieto, Francisco Javier Córdoba Aguilera y Rosario Aguilera Rabasco fueron los padrinos. Esta familia ruteña ha donado el Guión de Coronación, que fue portado desde Santa Catalina como las coronas de la Virgen y el Niño en la procesión del clero hasta el altar.

La jornada entera del sábado, en la que no hizo el calor de otros años por las mismas fechas, fue para recordar. Por la mañana, los fieles pudieron visitar a la Virgen en la Parroquia Mayor de Santa Catalina Mártir de Alejandría, templo en el que se encontraba la venerada imagen desde el pasado 1 de julio y donde se ha celebrado el triduo preparatorio para la Coronación. Poco antes de las siete y media de la tarde las campanas de la iglesia anunciaban la inminente salida de la Virgen hacia el altar en el que iba a ser coronada canónicamente. Antes habían desfilado ante Ella las hermandades invitadas. El paso de palio de la Virgen, portado por 54 costaleros, iba exornado con variedad de flores y se pudieron ver dendrobium blanco, fresias blancas, nardos, rosas, cymbidium, eucalipto y helecho.

Los hermanos de la Aurora pusieron sus cantos al paso de la Virgen hasta llegar al altar, donde quedó posada la imagen a las ocho y diez de la tarde entre los aplausos y vivas de los presentes, entre los que había decenas de mujeres ataviadas con mantilla blanca así como reinas y damas de las Fiestas de la Virgen del último medio siglo. Allí esperó la imagen a que a las nueve de la noche comenzará la ceremonia celebrada por el obispo y concelebrada por una veintena de sacerdotes, algunos de ellos carmelitas, y a la que asistieron, además del pueblo fiel, numerosas autoridades civiles y militares.

La Virgen lucía para la ocasión numerosos estrenos que forman parte de los más de 40 regalos que ha recibido en los últimos meses con motivo de la Coronación Canónica Pontificia. Nuevo era el hábito de la Virgen del Carmen realizado y donado por el bordador sevillano Ignacio Escobar. El Niño Jesús también estrenó traje realizado en los talleres Virgen del Carmen de San Fernando (Cádiz). Por otra parte, era igualmente nueva la Gloria del palio, bordada en oro por Samuel Cervantes, de Málaga, en torno a una pintura alegórica a la Asunción de la Virgen del pintor Francisco Javier Conde, que ha sido un regalo del grupo joven de la archicofradía del Carmen de Rute.

La santa misa comenzó minutos después de las nueve de la noche y duró una hora y cuarenta minutos. Antes de la Coronación de la Virgen, el obispo de Córdoba la saludó con un "Salve" al comienzo de su homilía, en la que dijo que la Coronación es un homenaje de los ruteños presentes, de las que ya no están y de los que vendrán. "Besar tu escapulario es rendirte compromiso de vida cristiana para que nos lleves a Jesucristo", expresó a la Virgen. A las autoridades civiles señaló al saludar que en un Estado aconfesional como es España su presencia en un acto religioso es "adecuada" y "no está fuera de lugar" porque están representando al pueblo creyente pues la religión "no es un estorbo, sino una ayuda grande para la sociedad". Continuó diciendo que la Virgen del Carmen es venerada desde hace siglos en Rute y a través de ella los ruteños "han sentido cercana a nuestra Madre del Cielo en los momentos de alegría y de prueba. Y llevan a esta imagen en su retina, en su corazón, en su cartera, en su pecho", de manera que "coronarla es una expresión de cariño y un beso de amor de todos los hijos a su Madre del Cielo". Indicó además que un pueblo que tiene madre "es un pueblo que está salvado" y "con madre nos sentimos hermanos". Antes de terminar pidió a la Virgen por los niños, por los ancianos, los jóvenes y las familias y especialmente por los enfermos y dijo a los presentes que le pidan "una gracia para el día de hoy".

La Eucaristía estuvo acompañada musicalmente por la Orquesta Sinfónica Ciudad de Priego, la Coral Cantoría de Jaén, la Coral Bel Canto de Rute y los solistas Verónica Molina Ruiz, Miguel Arjona Varo, Alicia Naranjo Molina, y Javier Márquez Arroyo, todos ellos bajo la dirección de Francisco José Serrano Luque. Interpretaron, entre otras piezas, los dos himnos de Coronación que se han compuesto para este acontecimiento: "Himno de Coronación de nuestra Patrona", de Miguel Herrero con letra de Ana Burguillos, y el "Himno de Coronación del Carmen de Rute", con letra y música de Antonio González. Además, se han creado dos marchas de procesión para la Virgen del Carmen: "Coronación del Carmen", de Daniel Albarrán, y "Stella Maris", de José Antonio Sánchez Ballesteros. Las dos marchas las lleva en su repertorio la Banda de Música de Rute, que es la que acompaña a la Virgen en su procesión de regreso a Santa Catalina Mártir, por un recorrido que la archicofradía ha querido que no sea muy largo.

Este 28 de julio quedará en la memoria y la historia de la localidad de Rute por ser el día en que se coronó con autorización expresa del Papa Francisco a su Patrona, la Virgen del Carmen, y por las múltiples vivencias que este acontecimiento ha llevado aparejadas. Entre ellas, una que quedará para siempre como es la nueva sede de Cáritas de Rute que abrió a finales de mayo de este año y en la que la archicofradía del Carmen ha centrado la obra social por la Coronación de su amada titular, cuyas fiestas y procesión se celebrarán como es costumbre en este rincón de la provincia de Córdoba el próximo 15 de agosto, solemnidad de la Asunción de la Virgen María.

Etiquetas
Publicado el
29 de julio de 2018 - 02:25 h
stats