El roscón, un dulce clásico cada vez más innovador en las pastelerías cordobesas

Roscones de Reyes del Obrador de Sabor Moreno.

Con la entrada de año nuevo se aproxima la llegada a las casas cordobesas de los Reyes Magos, pero antes toca disfrutar del clásico roscón. Aunque este cada vez tiene nuevos sabores. En el obrador de la pastelería Sabor Moreno, han querido innovar este año introduciendo en el mercado roscones con todo tipo de galletas y chocolatinas para los más pequeños. 

El encargado de la producción en este, José Luis Moreno Moreno, ha abierto las puertas a Cordópolis para enseñar de primera mano la confección y creación de estos manjares. Desde 2008, cuando abrieron sus puertas hasta día de hoy cuentan con seis pastelerías repartidas por toda la ciudad. Este es el primer año que Sabor Moreno saca esta novedad: roscones creados con las chocolatinas de siempre ( Kinder, Lottus, Happy Hippo, Ferrero, Oreo o Kit Kat). 

Estos nuevos sabores surgieron, según cuenta Moreno, como idea de sus sobrinos. “Les pregunté qué le haríais a este roscón y me dijeron las chocolatinas que a ellos les encantan”. Desde el obrador, explican que estos roscones tendrán un tamaño único ya que “son de edición limitada”. Aunque a pesar de esta novedad, la fruta seguirá estando “para no quitarle esa parte tradicional al roscón”. 

Sabores tradicionales para toda la familia y regalos de lujo

En la pastelería San Francisco llevan 48 años fabricando este dulce, que en esta ocasión comenzarán a fabricar este 4 de enero. A diferencia de Sabor Moreno, en pastelería San Francisco apuestan por lo tradicional: crema, merengue, nata y chocolate. Aunque como apunta José Martín desde el establecimiento, “se puede hacer mitad y mitad”. También se pueden encontrar en dos formados según indica, el primero puede ir dirigido a familias de hasta 6 miembros; y el grande, hasta 10. 

La tradición de casi medio siglo también va incorporada en los accesorios del roscón, ya que este pastel tan tradicional posee: figuritas, una corona, una tarjeta explicativa y la famosa haba, que designará al miembro de la familia encargado de comprar el roscón el próximo año.  

Pero aún hay en el mercado roscones más grandes, concretamente en la pastelería San Rafael. En esta cuentan con tres formatos: mediano, grande y especial “para 16 personas”. Los sabores tal y como ha explicado su dueña, Esperanza Romero, son “nata, crema, merengue y trufa”. Pero una de las peculiaridades de este famoso pastel navideño es que dentro posee unos regalos de lujo, entre ellos, “tres anillos con brillantes, un viaje a un hotel de cinco estrellas a Estepona durante un fin de semana para dos personas y 30 joyitas de plata de la Fábrica de la Plata”. Estos curiosos regalos se encuentran en sus roscones desde hace un par de años. Pero, dejando a un lado los regalos, Esperanza hace hincapié en el valor de la materia prima artesanal del roscón, de los que prevé vender unas 2.000 unidades. 

En Deza este año se pone a la venta el Roscón de Reyes de Galleros Cassani, la firma mundialmente conocida por su famoso belén de chocolate que instala todos los años en la localidad cordobesa de Rute. Las variedades que ofrece son las clásicas de nata y crema, con la peculiaridad de que esta última está rellena con la también afamada Crema de Pionono, especialidad que distingue a este fabricante.

Tampoco se olvidan en Deza de sus clientes con intolerancias a la lactosa o al gluten y por ello ofrecen las variedades “sin lactosa” y también la “sin gluten”, esta última en formato congelado. Con esta variada oferta, la cadena prevé un crecimiento de un 7% en la venta de roscones respecto al año anterior. Una amplia gama de roscones para que los más exquisitos y los más tradicionales puedan elegir con cuál dan la bienvenida al 2023. 

Etiquetas
stats