Protesta en la Cruz del Rastro en una imagen de archivo

Juana Pérez Girón

Presidenta de la AV La Axerquía —

0

Desde la AV La Axerquía llevamos años denunciando cómo nuestro Casco Histórico y La Axerquía estaban perdiendo de forma progresiva su identidad, dónde sus vecinos se están marchando y solo aumentan el número de locales de ocio, hostelería, apartamentos, viviendas turísticas y hoteles. Solo tenemos que pasear por la zona para darnos cuenta de ello.

A pesar de lo que ha significado la pandemia para nuestra salud y para la economía pensábamos que en este año a la administración le habría servido para darse cuenta de esta situación y que estaría trabajando, para intentar revertirla, en la revisión del Plan Especial de Protección del Casco Histórico para conseguir el regreso de residentes, de vecinos y vecinas que son los que hacen barrio y que vuelvan a hacer de nuestro Casco Histórico, un Casco Vivo, que es lo que lo ha distinguido y hecho merecedor del nombramiento de Patrimonio mundial por la UNESCO.

Pero no, parece que en lo que han estado trabajando es en volver a dar licencias a locales de ocio y restauración y para nuevos apartamentos y hoteles. Creo que se las ha olvidado muy pronto la situación que durante un año de pandemia han vivido los hosteleros y comerciantes de la Judería. Ahora con un fin de semana sin toque de queda y nivel 2 parece que ya está todo pasado y olvidado y continuaremos con acciones que seguirán llevando a la pérdida del uso residencial de la Medina y La Axerquía ya que de nuevo solo se favorecen los servicios, que tan solo hace dos días se quejaban de estar vacíos.

Parece que no hemos aprendido de la situación que hemos vivido y que seguiremos viviendo durante bastante tiempo. Lo lógico y con los deseos de que el turismo que vuelva sea más cultural y con mayor poder adquisitivo, lo dicen nuestros políticos en prensa, es que se hubiesen dedicado, diremos a “reparar”. Rehabilitar la Puerta del Puente, la muralla que se derrumbó en octubre de 2019 en la calle San Fernando, la que se cae en la Ermita de la Aurora, la Plaza de la Corredera, a actuar realmente sobre las casas en ruinas y los solares que abundan en nuestra zona y que pueden ver nuestros visitantes, y que se les caiga algún trozo, en cualquier recorrido que realicen por nuestro centro histórico y que tampoco dan buena imagen de la ciudad.

Pero esto no se ha hecho y ha habido tiempo pero sí que se va a dar licencia a un nuevo proyecto de ocio en la Cruz del Rastro 2, sin importar la vida y salud de los vecinos que ya sufren bastante con lo que deriva de ellos como, ruido, suciedad, falta de descanso y que además ni siquiera merecen recibir respuesta a las alegaciones que se presentaron en septiembre de 2018 y parece que tampoco merecen conocer el proyecto, que debe de haber cambiado para que le vayan a dar la licencia porque con el proyecto que presentaron en 2018 le fue denegada.

Tampoco merecemos respuesta a la petición de declaración de Zona Acústicamente Saturada solicitada tanto como asociación vecinal, como consejo de distrito y desde la comisión de usos del Casco Histórico. Tampoco sabemos por qué el ayuntamiento en pleno aprobó el 17 de septiembre de 2020 una Moción sobre el Casco Histórico de Córdoba, donde se recogen muchos de los temas que aquí se plantean y que estamos cansados de pedir de forma reiterada, aunque, quizás si lo sepamos y es que se aprueban para guardarlas en un cajón como otras muchas y que nunca llegan a desarrollarse.

 Está claro que no son peticiones derivadas de promesas electorales por lo que tendremos que seguir frustrándonos ante la no solución de nuestras peticiones y eso que somos el reclamo cultural de la ciudad.

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2021 - 05:50 h
stats