Instan a la Junta a activar las medidas propuestas contra los vertidos en los Baños de Popea

Los Baños de Popea.

El Grupo de Trabajo para la Defensa de las Fuentes y Cauces Fluviales de la Plataforma A Desalambrar se ha dirigido de nuevo a la Consejería de Agricultura para instarle a activar las medidas y actuaciones que recogía en un informe propio contra los vertidos a los arroyos del Molino, Bejarano y el entorno de los Baños de Popea, en plena Sierra en el término municipal de Córdoba e incluido en la Red de Espacios Protegidos de Andalucía.

En un escrito dirigido la pasada semana a la Junta, el colectivo pide a esta administración “que se realicen las medidas y actuaciones anunciadas”. Recuerda que en un informe elaborado por el Servicio de Espacios Protegidos de la Junta a primeros de este año, se urgía a tomar varias medidas a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y al Ayuntamiento de Córdoba, medidas de cuyo inicio no se tiene conocimiento hasta el momento, por lo que A Desalambrar reclama que se activen.

El informe de la Junta considera “los vertidos de aguas residuales como incompatibles para la conservación de este espacio y la planificación aprobada insta a resolver este asunto recurrente desde hace unos 20 años”. La última vez -en 2021- que se constató la aparición de aguas residuales vertidas al Arroyo del Molino y los Baños de Popea, A Desalambrar solicitó a la Junta la elaboración de este informe para conocer la afectación de este entorno protegido en la Sierra de la capital.

En dicho informe la Junta señala que “la administración competente de acuerdo con la legislación vigente es la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), a quien habrá que instar para que con urgencia se resuelva definitivamente este problema”. Y, de otro lado, apunta al Consistorio para que, “con el objeto de mejorar el estado de conservación de este arroyo y del Bejarano, se recomienda la reactivación de la comisión que creó el Ayuntamiento de Córdoba” para trabajar sobre este entorno de la Sierra, comisión que, como se recuerda en el informe, lleva años sin actividad.

En ese sentido, insta a recuperar la actividad de la comisión de la que participaba esta Consejería (Desarrollo Sostenible), la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y Ecologistas en Acción para coordinar actuaciones relacionadas con el uso público o bien crear una nueva en el seno del Consejo Provincial de Biodiversidad y Medio Ambiente, en la cual se encuentren representados otros colectivos que puedan tener intereses en el mismo, como son los propietarios y vecinos de la barriada, otras asociaciones, etc“, recomienda el Servicio de Espacios Protegidos.

Desde A Desalambrar se incide en su escrito a la Junta en que “a día de hoy no tenemos ningún conocimiento” de que se hayan activado las medidas propuestas: “no nos consta requerimiento a la Confederación” para resolver el problema de los vertidos al bejarano y los Baños de Popea; “no nos consta que se haya incoado expediente alguno” sobre aplicación del régimen sancionador; “no nos consta que se haya impulsado” la comisión que creó el Ayuntamiento para coordinar acciones en este entorno, refieren.

Estas medidas “han de implementarlas pues lo contrario deja vacío de contenido tanto el informe realizado como la protección que tanto el arroyo del Molino como el arroyo Bejarano merecen”, concluyen en su petición.

“Vertido de aguas residuales desde hace 20 años”

El informe de la Junta constata que “el vertido de aguas residuales de Trassierra viene produciéndose desde hace unos veinte años sin que se haya abordado una solución definitiva por parte del Ayuntamiento de Córdoba, anunciándose varias soluciones, desde una depuradora descartada al final hasta su conducción a la depuradora de La Golondrina”, propuesta sobre la que se trabaja para el futuro. 

En agosto pasado, en pleno verano y época en la que esta zona de la Sierra de Córdoba incrementa su población, lo que solía ser el agua cristalina del Arroyo del Molino que llenaban los Baños de Popea pasó a estar llena de vertidos residuales, que se filtraban desde el arroyo y acabaron infectando este idílico paisaje. En septiembre, este periódico avanzó que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) había iniciado, por ello, un expediente sancionador después de analizar las aguas en verano en los Baños de Popea y certificar que se trataban de residuales procedentes de los vertidos de las viviendas cercanas.

Entonces, los técnicos de la Confederación analizaron las aguas de los Baños de Popea. Este periódico publicó cómo sus aguas frías y limpias de cada verano se habían convertido en una auténtica fosa séptica. Los agentes tomaron las correspondientes muestras y las enviaron al laboratorio. Además, se analizaron otras muestras de zonas cercanas, para comprobar el probable origen de los vertidos. Comprobaron que los Baños de Popea, uno de los paraísos fluviales de Sierra Morena, habían sufrido graves daños en verano. Sus aguas habían sido sustituidas por vertidos procedentes de parcelaciones cercanas. El cauce del arroyo que suministra agua también bajó de manera notable, con unos acuíferos bajo mínimos y esto hizo que la turbidez de las aguas fuera más intensa y que afectara a la flora y la fauna del cauce. Este paraje, en un entorno declarado Reserva Natural Fluvial, se ubica en el tramo final de los arroyos Bejarano y del Molino, en las proximidades a la barriada de Santa María de Trassierra.

Precisamente, sobre la proliferación de viviendas en parcelaciones de la zona, se señala que “la red de saneamiento constituye uno de los mayores problemas existentes. Las parcelaciones disponen de pozos negros o, en el mejor de los casos, fosas sépticas, con el consiguiente riesgo de contaminación de acuíferos por las infiltraciones de estas aguas residuales. Estas filtraciones disminuye la calidad de las aguas subterráneas que por surgencia pueden llegar también a este cauce”.

Comisión y trabajos desde el Ayuntamiento “abandonados”

El informe recuerda ampliamente toda la normativa de protección de este paraje, así como las estrategias de conservación del mismo y el rico hábitat existente inicialmente. Y pone el foco en que este entorno “recibe una alta presión de visitas que impactan sobre la vegetación consolidando senderos por doquier que incrementan la erosión y donde el abandono de residuos es muy frecuente por su alta accesibilidad al discurrir casi paralelo un camino rodado”.

Por ello, apuntan, “sería conveniente su ordenación para evitar estos problemas”. Recuerda que “el Ayuntamiento de Córdoba creo una comisión para este menester y se comenzó con reordenar el tráfico y aparcamiento de vehículos, trabajos que han sido abandonados así como la comisión”.

El informe recuerda que, entre los usos prohibidos en este paraje, se encuentra (Norma 40.2.k) en general, “cualquier actividad generadora de vertidos que pueda suponér una degradación de la calidad de las aguas por debajo de las mínimas establecidas para cauces protegidos”.

Etiquetas
stats