Los dueños de bares y hoteles cordobeses, alarmados al recibir facturas de la luz que se triplican

Bares recogiendo sus terrazas

Los hosteleros cordobeses han empezado a recibir las primeras facturas de la luz del pasado mes, unos recibos que se han duplicado, según ha señalado a Cordópolis el presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Córdoba (Hostecor), Fran de la Torre. “Si hace dos meses pagábamos 1.000 euros, ahora hemos pagado 2.000”.

En el caso de los dueños de hoteles, la situación es aún peor, “en comparación con 2019, ha aumentado la factura un 256%”, por lo que el recibo de “un hotel con 100 habitaciones en el mes de junio que hace tres años podía ser de 3.000 euros, este año ha sido de 11.000”. Así lo ha señalado el presidente de la Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba (Aehcor), Félix Serrano.

Unos precios que son “una locura” teniendo en cuenta que además la ocupación con respecto a 2019 ha bajado en un 20%, y que no pueden repercutir la subida de la factura energética a sus clientes “porque si no baja más todavía”. Asimismo, Serrano ha resaltado que este descenso de la demanda se ha producido contando con un precio “un 15% más bajo” que en el mencionado año.

Según ha contado el representante de los hosteleros, De la Torre, ellos están pagando más por el suministro eléctrico que por los alquileres y ha manifestado que “la situación está siendo muy complicada”. Esto se debe a que se les ha juntado con que estos recibos disparatados les han llegado en plena temporada baja. “Nos ha pillado en la factura de julio que hemos tenido un 50% de facturación y no teníamos esta previsión, podíamos entender una pequeña subida, no esto”. Además, otro motivo del incremento, ha indicado que ha sido el impuesto de excepción ibérica.

Además, ha negado que desde la hostelería se haya repercutido la subida del Índice de Precios al Consumo (IPC) -que ha subido en el mes de julio un 11,7% en la provincia- salvo a comienzos de año. “Lo repercutimos siempre a primeros de año entre un 2,5 y un 3,5% por lo que el desfase va a nuestra cuenta, dando resultados mucho más negativos que en años anteriores”. Las olas de calor han sido también un problema y ha supuesto “un verano muy complicado para la hostelería”. Según ha expresado, “en julio de plena pandemia con sus restricciones inclusive, los resultados fueron mejor que ahora”.

Las reclamaciones a las administraciones

Por todo esto, desde el sector piden a las administraciones “ayudas si realmente quieren que haya ahorro energético”. Ya que según ha manifestado De la Torre, la reciente medida adoptada por el Gobierno en relación a mantener una temperatura de 27ºC, “no tiene sentido”. La acción que ellos han tomado para hacer frente al ahorro energético ha sido “abrir solo en los momentos de actividad”. “La medida más disuasoria para el tema del ahorro es una factura, que está haciendo que tomemos todas las medidas posibles para ahorrar energía”. Entre estas se encuentran apagar frigoríficos que estaban a media carga, cambio de luminaria y la apertura en las horas donde hay clientes.

Ente las acciones que piden se encuentra también la renovación de maquinaria con el Plan Renove ya que “muchos tenemos maquinarias antiguas que consumen el doble que las de ahora”; y un bono consumo para incentivar a los clientes, “esto se ha hecho en otras provincias en post-pandemia y ha funcionado”. Por último, el representante provincial de los hosteleros ha asegurado que pedirán fondos Next Generation, “ya está comprobado que si la hostelería se para, lo hace toda la agroalimentación”. Por su parte, desde Aehcor, Félix Serrano ha concluido que lo único que ellos piden es “que se baje el precio de la luz al que había en 2018 o 2019, necesitamos una bajada del coste, no ayudas”.

Etiquetas
stats