Inflación

El IPC en Córdoba roza el 12%: la provincia andaluza donde más han subido los precios en julio

Córdoba vuelve a ser la provincia donde más suben los precios. El Índice de Precios al Consumo (IPC) en la provincia de Córdoba cerró el mes de julio con un incremento del 11,7%, la cifra más alta desde los años ochenta del siglo XX. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en Córdoba el IPC es casi un punto superior a la media nacional (que se ha fijado en el 10,8%) y cinco décimas más que la andaluza (que se ha ido al 11,2%).

En Córdoba, los precios han aumentado de manera notable por el incremento del coste de la energía (un 17,5% más en el último año), los gastos asociados a la vivienda como la electricidad (con una subida del 24% en 12 meses) y el de los alimentos (que son un 15,4% más caros). Además, también sube en un 6,5% el precio del calzado y la ropa, en un 5,9% los muebles, en un 6,7% los restaurantes y en un 4,6% las bebidas alcohólicas y el tabaco. En la provincia, solo bajan los precios de las comunicaciones en un 2,2%.

Eso sí, hay pequeñas señales de esperanza. En julio, por ejemplo, se ha detectado un leve descenso de los precios de un 0,7%. Eso sí, esta caída se debe a las rebajas, ya que el coste de la ropa y el calzado ha bajado solo en julio en un 10%. Pero los alimentos son también un 0,3% más baratos y el transporte un 1,6%, gracias al descenso del coste de los combustibles.

El IPC más alto desde 1984

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cayó un 0,3% en julio en relación al mes anterior, aunque disparó su tasa interanual hasta el 10,8% puntos, su nivel más alto desde septiembre de 1984 y seis décimas por encima de la registrada en junio, según los datos definitivos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo confirma así el dato que avanzó a finales del mes pasado, aunque ha elevado una décima el aumento mensual adelantado.

Con el repunte de julio, la inflación encadena dos meses consecutivos por encima del 10%, después de que en junio se situara en el 10,2%.

Según el INE, la escalada del IPC interanual hasta el 10,8% en julio se debe, principalmente, a las subidas de los precios de las viviendas, hasta el 23% a causa de los precios de la electricidad, el vestido y calzado, con un variación anual del 5,0%, y a los alimentos y bebidas no alcohólicas, que sitúa su tasa en el 13,5%, la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

Por su parte, los precios de los transportes cayeron tres puntos en comparación con los datos de junio, hasta el 16,2%, por el descenso del precio los carburantes y lubricantes.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en julio seis décimas, hasta el 6,1%, su valor más alto desde enero de 1993.

En el séptimo mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 10,7%, siete décimas por encima de los datos de junio.

La variación mensual del IPCA mostró un descenso del 0,6%, según los datos del INE.

Etiquetas
stats