CCOO comparte la huelga en Atención Primaria y entiende que los problemas “son más amplios”

Huelga de médicos en un centro de salud de Córdoba

El Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba, tras una asamblea celebrada con profesionales de atención primaria, se reafirma en su decisión de esperar hasta la reunión de negociación con la administración sanitaria del próximo día 26 antes de iniciar nuevas acciones de protesta.

El responsable de atención primaria de CCOO de Córdoba, José Antonio López, señaló en un comunicado que “si en esta reunión, la administración no aporta respuesta a todas nuestras reivindicaciones, CCOO realizará todas las medidas de presión necesarias para conseguirlo, incluyendo por supuesto la huelga de los equipos de atención primaria”.

“La situación en este nivel asistencial es ya tan intolerable para profesionales y la ciudadanía, que las medidas no pueden demorarse más”, hace hincapié López quien insiste en que “el deterioro que ha sufrido la atención primaria (AP) en los últimos años ha sido tan importante que ha puesto en una situación muy precaria a toda la sanidad

pública andaluza. Los profesionales, especialmente médicos de familia y pediatras, están extenuados, con listas de pacientes que rara vez bajan de 45 al día y a veces llegan a 50, 60 o más pacientes y hemos tenido casos tan esperpénticos como el del centro de salud de Huerta la Reina durante las pasadas navidades, en el que algún día han estado 2 médicas de familia para cubrir el trabajo de 7“.

López relata que “tenemos listas de espera para que los pacientes sean atendidos, ya sea telefónica o presencialmente, de 7 días en el mejor de los casos, a veces por problemas serios de salud. Al no tener respuesta, piden citas urgentes, muchas veces evitables, a los pocos médicos que están en los centros, insertándoles estos pacientes en su abarrotado listado, teniendo que ver dos pacientes en 5 minutos, o bien acudiendo a los servicios de urgencia, tanto de centros de atención primaria como hospitalarios, con una sobrecarga ya insoportable para todos y con el peligro para la salud de los pacientes que esto conlleva”.

Y esta situación, que CCOO viene anunciando de forma repetida desde hace muchos años, sigue deteriorándose día a día ante la pasividad de la administración andaluza, que la única reacción que tiene ante la insatisfacción de la ciudadanía y de la fuga de profesionales es aumentar los fondos destinados a los conciertos con la sanidad privada, que ya no es una opción, sino la alternativa para quienes se la pueden permitir. “La Junta permanece impasible mientras los y las profesionales, cada día más agotados, se marchan buscando otros puestos de trabajo con mejores condiciones laborales o se jubilan antes de tiempo por no ser capaces de hacer su trabajo con calidad”, denuncia el responsable de atención primaria quien denuncia que “nuestros residentes, que estudian estas especialidades tan necesarias, están siendo utilizados como mano de obra barata, sin la autorización necesaria en muchos casos y teniendo que estar localizados en su tiempo libre, por si tienen que incorporarse al trabajo, no teniendo vida propia, por lo que se sienten continuamente maltratados. Y además cuando acaban su formación, se les dan contratos a veces de solo un mes en unas condiciones muy precarias”.

“Nuestra sanidad pública es un castillo de naipes sujeto por una atención primaria débil con cada vez menos cartas, una atención primaria que ya no puede sujetar a un

sistema que pone demasiada carga sobre unos hombros que ya no puedensoportarla más“, afirma el responsable sindical quien subraya que ”CCOO va a exigir a la Administración sanitaria andaluza en la próxima mesa del día 26 que se ponga fin a este maltrato crónico de los y las profesionales y que la atención primaria vuelva a ser lo que hace alguna década era: una de las mejores atenciones primarias de Europa“.

Para ello, entre otras reivindicaciones, CCOO va a exigir que haya una limitación relevante en las cargas de trabajo, con cupos que no pasen de 1.500 pacientes en medicina y 1.200 en Pediatría (ajustando las tasas por edad), de tal manera que el número de pacientes atendido cada día no supere en ningún caso los 35 y 28 pacientes respectivamente, teniendo un tiempo mínimo razonable para atenderlos. Igualmente se exigirá que los contratos que se oferten a los residentes de estas especialidades que terminen sean de entre 1 y 4 años, y con adscripción a cupos determinados (jubilaciones, vacantes, etc.), eliminando el hasta ahora utilizado contrato DCCU por el cual “se les esclavizaba” con cambios continuos de trabajo de un cupo a otro, sin poder atender a los pacientes con la continuidad necesaria y con cargas asistenciales difíciles de mantener. 

Estas y otras medidas tienen que ir inexcusablemente acompañadas de un nuevo modelo de gestión donde todos los profesionales del equipo participen y sean tratados con respeto, así como de medidas presupuestarias para la sanidad pública en nuestra comunidad (una de las que menos dedica junto a la de Madrid) y un incremento importante del presupuesto dedicado a la atención primaria hasta alcanzar el 25% en corto-medio plazo, que es el recomendado por la Organización Mundial de la Salud para una atención primaria y una sanidad fuerte y útil.

Etiquetas
stats