Las lluvias provocan la mayor crecida del Guadalquivir de los últimos cinco años

El Guadalquivir entrando en el paseo bajo de la Calahorra | COLECTIVO METEOFREAK

ACTUALIZADO A LAS 20:20

El río Guadalquivir ha alcanzado en la mañana de este domingo un cauce desconocido en los últimos cinco años. Las intensas lluvias de los últimos días, especialmente las del sábado, han provocado un notable aumento del caudal del río grande de Andalucía a su paso por Córdoba, que ha comenzado ya a inundar zonas del paseo bajo de la Calahorra. La Policía Local ya ha cortado los accesos a la zona de manera preventiva.

La última gran riada del Guadalquivir en Córdoba ocurrió en abril del año 2013. Entonces, la ciudad salvó por centímetros que el río volviese a entrar en las parcelaciones que sí que anegó en el año 2010 y por dos veces. Ahora, a diferencia de entonces, el caudal del Guadalquivir ha crecido exclusivamente por el agua de lluvia. Los embalses estaban tan vacíos que no ha sido necesario abrir sus compuertas para evacuar agua. La cuenca del Guadalquivir es, a día de hoy, una de las más reguladas de Europa. En otras circunstancias, sin tantos embalses, presas y represas en el río, seguramente la riada de este domingo sí que habría provocado bastantes más problemas.

A las 10:30 de la mañana de este domingo, el Guadalquivir alcanzaba un máximo de caudal de 800 metros cúbicos por segundo en el aforo de la represa de Villafranca de Córdoba, todavía a unos kilómetros de la ciudad. A esa hora, ese caudal no había llegado aún a la ciudad, por lo que se espera que la lámina de agua del Guadalquivir siga creciendo en las próximas horas.

Entonces, el río ya inundaba gran parte del paseo bajo de la Calahorra. La pasarela peatonal que discurre bajo uno de los arcos del puente comenzaba a ser inundada, al igual que el acceso al Molino de San Antonio, totalmente anegado. Una multitud de curiosos se acercaba a fotografiar esta imagen del Guadalquivir, desconocida en los últimos cinco años.

En la riada del año 2013, el caudal bajo el Puente Romano de Córdoba era superior a los 1.900 metros cúbicos por segundo. En la gran riada de 2010 ese caudal llegó a superar los 2.400 metros cúbicos por segundo y en la histórica crecida de 1963 se calcula que la avenida pudo superar con creces los 3.000 metros cúbicos por segundo.

La intensidad de las lluvias, principalmente en la cabecera de la cuenca, ha sido la que ha provocado la crecida del río desde la provincia de Jaén. Así, tanto en Mengíbar como en Pedro Marín (Jaén) alcanzaba un caudal superior a los 450 metros cúbicos por segundo. Ya en El Carpio el nivel superaba los 630 metros cúbicos por segundo.

Está previsto que lentamente el caudal siga subiendo. El Guadalquivir aún tiene que recoger más agua de escorrentía y la crecida desde la provincia de Jaén. Sin embargo, no se prevé que supere niveles dramáticos como los de 2013 y los de 2010, ya que los embalses aún tienen capacidad para seguir reteniendo agua antes de tener que abrir sus compuertas.

La Policía Local de Córdoba y el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (S.E.I.S) han realizado, tras las intensas lluvias, tareas de vigilancia preventiva de la crecida de los cauces fluviales del Guadalquivir y el Guadajoz, mediante patrullas y efectivos ubicados en la Estación de Torres Cabrera, las parcelaciones de Guadalvalle y La Altea, y las barriadas de Alcolea y El Ángel, y también para evitar riesgos, se ha precintado la pasarela bajo el Puente Romano.

Según la información facilitada por la delegación de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Córdoba, no se han producido este domingo incidencias de importancia; esta tarde todos los cauces han bajado y se mantendrán durante toda la noche las revisiones por parte de la Policía Local y el S.E.I.S.

Respecto al nivel de los cauces este domingo, el Guadajoz, a las 13:00, a su paso por la Estación de Torres Cabrera llevaba un cauce ancho pero sin riesgo. Ya por la tarde ha descendido. En La Altea y Guadalvalle, pasado el mediodía, iba a más de cuatro metros de altura, y el Guadajoz presentaba a la misma hora más caudal que el Guadalquivir en la desembocadura.

El domingo no se han registrado incidencias de importancia debido a la crecida fluvial, al contrario que este pasado sábado en el que seis casas quedaron anegadas en la barriada de El Ángel-Alcolea y una familia tuvo que ser alojada temporalmente en establecimiento hotelero. En dicha incidencia actuaron bomberos del S.E.I.S, personal de infraestructuras, Emacsa y otros servicios municipales. Las tareas se extracción de agua y lodo duraron hasta pasadas las 21:30.

Etiquetas
stats