La llegada de inmigrantes hace que Córdoba vuelva a ganar población

Una asistente con dos chicos en un centro de menores.

La llegada de inmigrantes a la provincia de Córdoba, la más alta desde que estalló la crisis económica, ha provocado que la provincia vuelva a ganar habitantes y que haya frenado la sangría que venía afectándole desde el año 2012. Este miércoles, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado los datos del padrón actualizados a fecha de 1 de julio de 2019. A esa fecha, la provincia de Córdoba tenía un total de 784.300 habitantes. Son 433 habitantes más que seis meses antes, el 1 de enero del 2019, según los datos del padrón.

En concreto, la llegada de inmigrantes se ha disparado en los últimos meses. Según los datos del INE, durante el primer semestre del año han llegado a la provincia de Córdoba casi 2.000 personas. Es decir, sin inmigrantes Córdoba habría perdido casi 1.600 habitantes, según estas cifras del padrón.

La provincia se dejó entre 2018 y 2019 un total de 2.261 habitantes. La población total a 1 de enero era de 782.979 habitantes. La crisis de población en Córdoba se agudizó en el año 2015. Hasta 2011, el crecimiento vegetativo siempre había sido positivo en la provincia. Entre 2012 y 2014 se estancó, y a partir de 2015 empezó a ser negativo. Las cifras más bajas se produjeron en el año 2018.

Córdoba llegó a superar la barrera de los 800.000 habitantes y en 2012 se tocó techo con 802.000 cordobeses censados. Desde 2012, la población de Córdoba no ha parado de menguar. En cinco años han sido 15.000 los cordobeses que se han reducido en la provincia. Pero ahora la llegada de inmigrantes ha frenado la sangría.

La edad media de la población en Andalucía rozó los 42 años en 2019

La edad media de la población en Andalucía se situó en los 41,84 años el pasado 2019, unos dos años menos que la del conjunto de España, que superó por primera vez los 44 años, 14 más que hace casi medio siglo, según las cifras de población publicadas este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, la edad media de la población de España no ha dejado de crecer en los últimos años. En 1975 se situaba en 30 años, y de forma paulatina ha ido incrementándose: 31,8 años en 1985; 35,2 años en 1995; 38,6 años en 2005; 39,9 años en 2010; 42,3 años en 2015; 43,6 años en 2018; y 44 años en 2019.

Asimismo, los datos del INE recopilados por Europa Press muestran que, en el caso de los hombres, la edad media se sitúa en 42,08 años --41,88 años en 2018-- y, en el caso de las mujeres, en 44,63 años (44,43 hace un año).

La comunidad autónoma más envejecida de España continúa siendo Asturias, con una edad media de 48,28 años; seguida de Castilla y León, con 47,50; Galicia, con 47,24; Cantabria, con 45,57; País Vasco, con 45,45; Aragón, con 44,81; y La Rioja, con 44,49 años.

La media de edad en Extremadura se sitúa en 44,34. A esta comunidad le siguen la Comunidad Valenciana, con 43,37; Navarra, con 43,27; Castilla-La Mancha, con 43,08; Cataluña, con 42,83; Canarias, con 42,49; la Comunidad de Madrid, con 42,35; Andalucía, con 41,84; Baleares, con 41,48; Murcia, con 40,55; Ceuta, con 37,53; y Melilla, con 35,45.

En este contexto, el porcentaje de personas de 80 y más años respecto a la población total de España desciende por primera vez en 2019 y se sitúa en el 6,1%, frente al 6,2% que suponía en el año anterior. Este porcentaje era del 5,9% en 2015; el 4,9% en 2010; el 4,2% en 2005; el 3,3% en 1995; el 2,3% en 1985; y el 1,6% de la población en 1975.

Sin embargo, el porcentaje de personas de 65 y más años continua su escalada desde hace más de 40 años y en 2019 alcanza el 19,4% de la población total. Este segmento de población representaba el 19,2% en 2018; el 18,5% en 2015; el 16,8% en 2010; el 16,6% en 2005; el 15% en 1995; el 11,8% en 1985; y el 10,2% en 1975.

Etiquetas
stats