La Justicia se sienta en el diván tras el tsunami de la opinión pública por la sentencia de 'La Manada'

Una de las mesas de debate de las jornadas | ÁLEX GALLEGOS

El tsunami en la opinión pública que ha provocado la sentencia La Manada en la Justicia española ha hecho que se resientan los cimientos del sector. Tanto, que desde hace dos semanas, en la televisión, la radio, la prensa y también en los juzgados no se habla de otra cosa. "¿Hay justicia en la justicia?". Ese es el título de unas jornadas organizadas por el Colegio de Abogados de Córdoba y las cuatro asociaciones judiciales, Juezas y Jueces para la Democracia, Asociación Profesional de la Magistratura, asociación de jueces Francisco de Victoria, Foro Judicial Independiente, con la colaboración del Banco Santander, por el que el sector se ha sentado en un diván en forma de foro abierto, con reflexiones que hace años no se escuchaban en boca de los profesionales.

"¿Qué imagen estamos dando?", se preguntaban todos los ponentes. Es la imagen real, la imagen que se transmite o una mezcla de todo. Moderadas por Antonio Jesús Rodríguez Castilla, magistrado del Juzgado de lo Social número 3 de Córdoba y vicepresidente de la asociación de jueces Foro Judicial Independiente, en la mesa se sentaron Francisco de Paula Sánchez Zamorano, presidente de la Audiencia Provincial, José Carlos Romero Roa, magistrado de la Audiencia, Jesús Aparicio Pérez, fiscal de la Audiencia y José Luis Garrido Giménez, abogado y decano del ICA Córdoba.

El debate fue intenso. Rodríguez Castilla sostuvo la idea de un "error histórico": "que los problemas de la justicia son los problemas de los jueces. Y no. Tenemos que combatir los problemas de la justicia. Somos los grandes perjudicados". "Los fenómenos viscerales que estamos viendo, que no tienen nada de racionalidad, nos dejan a los jueces a los pies de los caballos, en una situación muy dura y muy triste", lamentó Sánchez Zamorano, que habló de un "desasimiento social". "¿Quién nos defiende? Nadie. No hay programa de televisión que explique qué es un juez y qué hace un juez", insistió.

Por su parte, el decano del Colegio de Abogados sostuvo que en contra de lo que pueda parecer, según los estudios demoscópicos que maneja "los ciudadanos confían en los jueces y creen que son imparciales. Cuando alguien llega al juzgado la primera puerta que ha tocado es la de un despacho de abogados. Nunca he visto un juez corrupto o que no sea imparcial, podré estar de acuerdo o no de esas resoluciones. Eso es así", incidió.

Además, consideró que "a la justicia se le está haciendo daño desde determinados sectores de la sociedad y desde determinados partidos políticos. Hay partidos que son antisistema que los quieren desestabilizar, y hacer dudar al público de las instituciones". Por otra parte, entró en lo que consideró como "el mal entendido derecho a la información. Una cosa es el derecho a la información y otras determinadas prácticas".

Ante ello planteó soluciones: "transparencia" y "regular lo que es derecho a la información, y lo que no es derecho a la información". "Es bueno que la gente tenga acceso directo a los procesos judiciales. Así comprenderán la sentencia que se está dictando. Si todo el mundo hubiera podido ver el juicio de la manada no se habría organizado la que a la postre se ha organizado", dijo.

Sin pelos en la lengua, José Carlos Romero Roa, que fue juez decano en Córdoba, fue directo: "Nos lo tenemos que hacer ver". Romero Roa citó una encuesta ciudadana sobre cómo se percibe en España la administración de justicia. Y disparó: "Creo que ninguno de nosotros está en desacuerdo con esas opiniones".

"La justicia es ineficaz porque hay muchos pleitos y pocos jueces", conminó. "Es ininteligible", sostuvo. "Creo que si explicáramos las cosas nos iría un poco mejor", dijo. "Generalmente, imparcial. Que es anticuada, es obvio. La Ley de Enjuiciamiento Criminal es de hace dos siglos. Igual de antigua que nuestras togas", insistió. "Desorganizada. Pregúntele al pobre funcionario que tiene que hacer una videoconferencia con Valencia, donde su sistema es incompatible". Y que está "pendiente de una reforma consensuada... Se firmó un pacto en 2003 que no se ha cumplido nunca", lamentó.

"¿Qué culpa tenemos nosotros en esos problemas? La Justicia no la confundamos con jueces, fiscales o demás. Si nosotros pedimos lo mismo que pide la ciudadanía en las encuestas, porqué nadie nos hace caso. ¿Tan mal comunicamos? ¿Tan incapaces somos?", insistió.

"Me adhiero a los que me han precedido en el uso de la palabra", bromeó Jesús Aparicio, que normalmente es el primero en hablar en todos los juicios, como fiscal. Arrancó discrepando sobre la imagen de la justicia, al considerar que al menos el 36% de los españoles creen que es mala.

Advirtió tres razones: "La lentitud de la justicia. La politización de la justicia. Y la judicialización de la política". Sobre la lentitud, dijo que un juez europeo resuelve 327 asuntos al año por los 645 que le caen encima a uno español.

También aseguró que se traslada una imagen de que hay dos justicias, una para ricos y otra para pobres, porque "la justicia es más eficaz persiguiendo delitos groseros, los que cometen las personas más desfavorables, y menos cuando se cometen los delitos más cercanos al poder político, las llamadas macrocausas", lamentó. Finalmente, concluyó condenando que "se está haciendo un traspaso a los tribunales de problemas que son políticos, lo cual propicia una imagen de jueces que hacen política", al tiempo que se está produciendo una "invasión de la política en la justicia" con la "designación de magistrados".

Más jornadas

Antes, se analizó el papel de la mujer en la Justicia, en una mesa moderada por Cristina Mir Ruza, magistrada de la Audiencia Provincial, en la que intervinieron Olga Rodríguez Garrido, magistrada del Juzgado de lo Social nº 1 de Córdoba, M. Ángeles Rojas Delgado, fiscal de la Audiencia y Victoria García de la Cruz y Pineda de las Infantas, abogada y vicedecana del ICA Córdoba.

Este viernes se celebrarán dos mesas más, una sobre los problemas de la justicia en Andalucía y una final sobre la independencia del Poder Judicial.

Etiquetas
stats