La Junta declara cinco lugares de Memoria Histórica en Córdoba

Dos niños, durante la Guerra Civil en Valsequillo en 1937. FOTO: GERDA TARO
El Gobierno andaluz da esta nominación a las fosas comunes de los cementerios de Santaella y La Guijarrosa, la ruta de los Jubiles en Montoro, el lugar de la batalla de Valsequillo y el barranco de la Huesa en Villaviciosa

El Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración de 34 Lugares de Memoria Histórica en las ocho provincias andaluzas, de acuerdo con el decreto autonómico de agosto de 2011 que instaura esta figura para recordar los principales emplazamientos de la represión franquista y homenajear a las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura. Con ellos son ya 50 los espacios de este tipo reconocidos en la comunidad autónoma. En esta última tanda, el Consejo de Gobierno ha declarado cinco lugares en la provincia de Córdoba.

Los nuevos enclaves declarados son las fosas comunes de los cementerios de la Guijarrosa y Santaella, la ruta guerrillera de Los Jubiles en Montoro, el Barranco de la Huesa y la zona de la Batalla de Valsequillo. Estos nuevos enclaves se suman a los Muros de la Memoria en los cementerios de la Salud y de San Rafael, en Córdoba.

De acuerdo con el decreto regulador de esta figura, la consideración de un emplazamiento como Lugar de Memoria Histórica obliga a la Administración pública titular a garantizar su identificación, señalización, preservación y, en el caso de que experimente alguna transformación de importancia, a mantener una huella o registro permanente que sirva para recordar los hechos relacionados con el sitio. Cuando la propiedad es privada, la Junta fomenta la firma de acuerdos con las personas y entidades titulares.

FOSAS COMUNES EN SANTAELLA Y LA GUIJARROSA

El Foro de la Memoria, que exhumó la fosa de Santaella en 2005, registró 6 fusilados. Los restos se localizaron en tandas de más de dos personas en un cuadro que abarca la zona ajardinada del interior del cementerio. No obstante, se piensa que existen más víctimas enterradas bajo una hilera de panteones familiares recientes. En este lugar, un monolito conmemorativo recuerda a los asesinados tanto en este cementerio como en el la cercana aldea La Guijarrosa.

La fosa de La Guijarrosa se localiza en un área próxima a la entrada principal del cementerio. Con unas dimensiones de 20 metros de largo por 5 de ancho, fue exhumada en 2005. En su interior aparecieron los restos óseos de 17 personas. Un monolito con una placa conmemorativa en honor a las víctimas preside hoy este lugar. Los cuerpos, cuya identidad se desconoce, descansan en el cementerio de Santaella.

RUTA GUERRILLERA DE LOS JUBILES EN MONTORO

Los hermanos Jubiles, vecinos de Bujalance y maquis de Sierra Morena, lucharon contra los golpistas desde el comienzo de la Guerra Civil hasta 1944. Al final de la contienda, se ocultaron en la sierra junto con otros resistentes e hicieron largas marchas para evitar ser localizados. Atracaban a los terratenientes para obtener fondos y eran víctimas de emboscadas. La noche del 6 de enero de 1944, el grupo guerrillero en el que se encontraban los Jubiles se refugió en la casilla del Cortijo de Mojapiés, en Montoro. Un infiltrado se lo dijo a la Guardia Civil, que no dudó en asediar la finca, reducir el cortijo a escombros y matar a todos los que allí se encontraban.

En el término montoreño quedan vestigios de esta historia. La ruta guerrillera de los Jubiles, entre Montoro y Córdoba, comienza tomando la carretera N-420 hacia Cardeña, en el punto kilométrico 55. Prosigue a unos 9 kilómetros del cruce con la Autovía del Sur, donde se localiza una serie de cortijos de olivar llamada El Madroñal. Desde ahí, parte un carril en dirección hacia el arroyo de Mojapiés y el cortijuelo del mismo nombre. Esta edificación se encuentra actualmente en ruinas, tal y como quedó tras el asalto.

RUTA DEL BARRANCO DE LA HUESA EN VILLAVICIOSA

Villaviciosa de Córdoba y su término municipal ocuparon un lugar protagonista en la lucha guerrillera posterior a la contienda, tanto por las condiciones naturales del territorio como por la distribución del hábitat humano. La dura represión y la exclusión social y laboral llevó a numerosos vecinos a huir y refugiarse en la sierra, donde organizaron la resistencia armada. Uno de los principales episodios tuvo lugar en la madrugada del 11 de junio de 1947, cuando fuerzas de la Guardia Civil cercaron y mataron en el barranco de la Huesa a cinco hombres que constituían el llamado Estado Mayor de la Tercera Agrupación Guerrillera. Los cadáveres fueron expuestos en la plaza del pueblo y vejados públicamente.

ZONA DE LA BATALLA DE VALSEQUILLO

La batalla de Valsequillo, a principios de 1939, fue una de las últimas operaciones militares planificadas por el gobierno de la República. Participaron más de 160.000 soldados (90.000 republicanos y 70.000 sublevados). El 5 de enero un primer y rápido ataque desde el este de Badajoz consigue abrir brecha en el frente sublevado y penetrar el norte de Córdoba, hasta las cercanías de Fuenteovejuna, donde se topa con una dura resistencia en la Sierra Trapera (Valsequillo) y en el cerro Mano de Hierro (Hinojosa del Duque). El 14 de enero comienza la contraofensiva franquista, que recupera todas las poblaciones perdidas y devuelve al ejército republicano a sus posiciones iniciales. Durante esta batalla mueren más de 8.000 personas (6.000 republicanos y 2.000 sublevados). Las fuerzas sublevadas hacen millares de prisioneros que llevan a dos campos de concentración improvisados en La Granjuela y Valsequillo.

Etiquetas
stats