Los 'doctores' de cuatro patas que devuelven la sonrisa a los niños hospitalizados

Terapia Canina en el Hospital Reina Sofia de Córdoba.

Bourbon y Nicopete -Nico para los amigos- son dos peludos de cuatro patas que conocen muy bien los niños hospitalizados en larga estancia en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Ellos forman parte de la terapia canina que lleva a cabo el centro hospitalario con pacientes pediátricos para lograr mejoras en su recuperación y también para entretener y divertir a los más pequeños cuando las horas y los días se hacen tan largos allí. Y la pandemia del Covid-19 no ha impedido que sigan disfrutando de esta singular terapia.

Menores ingresados en las áreas de Oncología, Hematología o Cirugía son algunos de los que, cada 15 días, reciben una sesión de una hora de duración con los amigos peludos de Perruneando, el colectivo con el que el Hospital Reina Sofía realiza esta terapia, según explica a Cordópolis la responsable de la Unidad de Actividades Motivacionales, Ana Calvo.

Desde octubre de 2019 y en todo este tiempo antes de la entrada del coronavirus en nuestras vidas, Bourbon y Nico, con sus monitores y previo protocolo de seguridad e higiene pasado, acompañaban a los niños ingresados en la terraza del hospital, en la sala de juegos o en el aula. Ahora, para que los pequeños no dejaran de tener ese contacto con sus amigos perrunos, la terapia canina se hace a través de una tablet, con videoconferencias donde juegan con los animales y sus monitores.

Mejoras en psicomotricidad, autoestima y contra la ansiedad

"Los niños interactúan mucho. A nivel lúdico, juegan, se divierten y aumentan su sensación de bienestar. A nivel terapeútico, mejoran la psicomotricidad, sube su autoestima y se reduce la ansiedad por estar hospitalizados", explica Calvo, sobre la experiencia positiva que introduce esta actividad entre los menores ingresados.

A través de la tablet con la que ahora se realiza esta terapia debido a la pandemia, los pequeños dan sencillas órdenes a los perros que interactúan y juegan con ellos, los ven y hablan con los monitores también, un equipo compuesto por psicólogos y terapeutas caninos.

"Esta es la actividad que más le gusta a los niños", cuenta con orgullo esta especialista, que explica cómo en ocasiones -cuando se hace de manera presencial- hay pequeños con los que se consiguen avances que de otra manera sería más difícil, como los que solo se levantan de la cama hospitalaria para jugar con los perros.

La responsable de Actividades Motivacionales aborda junto al equipo sanitario que trata a los pequeños qué pacientes pueden acceder a esta terapia con perros, mediante la que se "se consiguen pequeños logros" que mejoran el bienestar de los niños que pasan por una larga enfermedad.

El vínculo que establecen con los perros contribuye a "tratar y ayudas a los niños en su recuperación", una actividad con la que "los papás y mamás están muy contentos" al ver a sus pequeños pasar ese buen rato al lado -o al otro lado de la pantalla- con estos particulares doctores de cuatro patas.

Etiquetas
Publicado el
31 de enero de 2021 - 06:00 h
stats