#Héroes sin capa | Capitán UME: “Al que no le haga la cabeza 'clic' en una operación así es que ni siente ni padece”

.

“Al que no le haga la cabeza clic en una operación así es que ni siente ni padece”. Quien hace esta reflexión es Tomás Romero, capitán de la Unidad Militar de Emergencia (UME) que se ha desplegado en Córdoba y su provincia desde el inicio de la crisis del coronavirus para atender las necesidades más urgentes que demandaba la pandemia.

Acostumbrado a actuar ante todo tipo de situaciones extremas, este militar reconoce que ésta “ha sido completamente distinta” a las que hasta ahora se había enfrentado, tanto en territorio nacional como en misiones en el extranjero. “Ver una emergencia así, en casa, te choca, te parece que no es verdad que esté ocurriendo”.

La misión de la UME ante el coronavirus comenzó con el decreto del estado de alarma y, desde su base en Andalucía -en Morón de la Frontera (Sevilla)-, el despliegue fue paulatino por las distintas provincias andaluzas, también en Córdoba. Aquí, entre la capital y la provincia, han llegado a actuar un centenar de militares de la UME, sobre todo en labores especializadas de desinfección en residencias de ancianos, hospitales y centros sanitarios, pero también en control y vigilancia de nudos de comunicación -las estaciones de tren y de autobús de la capital, por ejemplo-, y en labores de información a la ciudadanía, ante las dudas de la población, sobre todo, en los primeros días.

Esos días eran “una época de más incertidumbre”, recuerda sobre las primeras semanas del estado de alarma. “La gente no sabía a qué atenerse, nos preguntaban dudas, consultas sobre qué podían hacer y cómo”. En un momento donde la información -y los bulos- se expandían, la ciudadanía buscaba en la UME “información confirmada” sobre la pandemia y las medidas establecidas para la población.

Desinfección en los principales focos del virus

A la vez, los integrantes de la UME desplegados en Córdoba llevaban a cabo las misiones de desinfección en los principales focos del coronavirus. La especialización y el contar con medios para ello –“autobombas, nodrizas y conocimientos necesarios”, explica el capitán, fue el bagaje con el que contaban para hacer frente al Covid-19 en las residencias, donde los ancianos eran un blanco frágil, además de en los centros sanitarios.

Ante la magnitud de lo que tenían por delante, su acción era esencial: “Se te da una orden, tenemos claras nuestras funciones, vas y las ejecutas”, cuenta para expresar la necesidad de tener la mente fría en ese momento. “Tu rol es mantenerte sereno y llevar a cabo lo mejor posible los procedimientos”. Luego, “una vez que el trabajo acaba”, la cabeza sí hace ese clic, acerca de todo lo que han debido hacer frente. “Si te afecta -la misión-, sabes que puedes buscar la ayuda de un compañero” en esos momentos.

Porque la unión del grupo de compañeros de la UME ha sido uno de sus puntales. La cercanía de Córdoba a la base de Morón ha hecho que no hiciera falta desarrollar otra logística para atender la misión en tierras cordobesas y los integrantes de la UME han ido y vuelto allí cada jornada de trabajo. Con “la preocupación, no tanto por poder enfermar sino por convertirte en vector de contagio”, cuenta el capitán para desgranar las medidas de profilaxis e higiene que han debido llevar a cabo después de actuar en espacios que han sido grandes focos de contagio. “Siempre existe la preocupación, por preservar sobre todo a la familia, pero desde el inicio de la misión, casi todos, estamos sin contacto con ellas”.

“Orgullosos de que los trabajadores públicos hayamos estado ahí”

Pasadas ya ocho semanas del estado de alarma, la actividad de la UME continúa, con trabajos de desinfección más selectivos y jornadas de colaboración con otros profesionales, como los bomberos del Consorcio Provincial de Córdoba en esta misma semana, “para compartir información y lecciones aprendidas, por si ellos tienen que entrar -en las tareas de desinfección-”.

Y si algo se repite, desde el primer día de la misión en Córdoba hasta el último por el momento, es la respuesta que han encontrado en la población a su paso, reconoce el capitán Romero: “Muchísimo apoyo. Nos saludan, nos felicitan. Nos transmiten ánimo y nos demuestran que se sienten orgullosos de que los trabajadores públicos hayamos estado ahí”.

Etiquetas
stats