¿Hay solución para el 90% de las 4.419 parcelas sin servicios en Córdoba?

Parcelaciones en la zona de Las Quemadas | TONI BLANCO

La ciudad de Córdoba tiene un inventario de 4.419 construcciones en un total de 87 parcelaciones repartidas por todo el término municipal. Prácticamente todas se construyeron hace más de una década. Prácticamente ninguna ha obtenido una solución. Los edificios siguen en pie, algunos propietarios fueron fuertemente sancionados, otros no, pero la mayoría de los inmuebles permanecen habitados en el lugar en el que un día se levantaron. Pero, a día de hoy, y tras la reforma de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) que aprobó el Parlamento pensando exclusivamente en Córdoba, el proceso parece lento y complicado. Y de momento sigue sin dar solución a todas esas viviendas. Pero, ¿la hay?

El Consejo del Movimiento Ciudadano de Córdoba convocó este martes a los grupos municipales del Ayuntamiento a una reunión para reclamarle una solución a este gigantesco problema local de una vez por todas. En septiembre, el Consejo del Movimiento Ciudadano ya le envió un escrito a los grupos municipales donde les proponía soluciones y la creación de un grupo de trabajo. Este martes, este órgano de representación vecinal las ha planteado directamente a los grupos políticos. Y van mucho más allá de una reforma puntual de la LOUA que de momento está teniendo escasos efectos en el urbanismo local.

Según el Movimiento Ciudadano, la modificación de la LOUA de este año ha abierto un hilo de esperanza “tras diez años de cierre total” al futuro de estas parcelaciones. “La medida, no obstante, no supone sino la demostración del fracaso de la LOUA y del PGOU de Córdoba para dar soluciones a los crecimientos desordenados de la ciudad, o, mejor dicho, a la integración de los mismos en el diseño urbano de la ciudad, una vez que, se comparta o no, tienen el derecho legal a seguir en pie”, condena el Consejo.

Este organismo de representación vecinal insiste en que sigue defendiendo el “punto y final al proceso parcelatorio”, que “los afectados” asuman el coste y una “regularización de lo que sea posible”. Este martes se planteó la opción sobre el 90% de lo ya construido, que a su juicio debe pasar por que las parcelas conserven características “semirrústicas” y no se conviertan en urbanizaciones.

El Movimiento Ciudadano reclama ahora a los grupos municipales que sigan solicitando una modificación del PGOU y de la LOUA “para que el proceso de integración de las parcelaciones cuente con mecanismos reales y posibles”. “Sobre los suelos que pasan a ser urbanos”, reclaman “defender una revisión de la figura de las Entidades Urbanísticas de Conservación, que les obliga a hacerse cargo del mantenimiento de su urbanización durante 25 años. El Ayuntamiento debe asumir su responsabilidad al respecto, aunque en un principio pueda haber un tiempo sensato de obligaciones compartidas”, reclaman.

En el caso de los suelos urbanizables, el Movimiento Ciudadano reclama la aprobación como ordenanza de unas “recomendaciones de urbanización para adecuar los costes” y “favorecer un proceso más ágil mediante una oficina específica del territorio” que controle todo el proceso.

Y sobre los suelos no urbanizables, “incorporar los calificados como asentamientos al PGOU como suelo urbanizable sectorizado o no; sobre los calificados como edificaciones aisladas hay que dotarles de servicios mediante sistemas de fuera de ordenación o asimilado. Para

ello, se requiere revisar la calificación injustificada de suelo como de especial protección“. Así, señalan que ”en la Vega, se ha perdido el valor de ese suelo, y en lugares de Sierra, la mejor contribución al entorno es permitir unos servicios básicos ordenados, y dicha calificación lo impide“.

Pero hay un 10% que quedaría fuera. Se trata de aquellos en el entorno del yacimiento de Medina Azahara y las viviendas levantadas sobre cauces de ríos y arroyos, donde el Movimiento Ciudadano insiste en que el trabajo que hay que hacer pasa por “promover su desaparición”.

No obstante, consideran que “habrá que determinar las medidas que deben adoptar los que estén en zonas teóricamente inundables a 100 o 500 años; en el entorno del Aeropuerto, habrá que buscar la cohabitación con el nuevo uso que se busca del mismo; En la zona de protección del medio físico, habrá que incentivar la eliminación de las viviendas que puedan estar dentro de lugares protegidos por su valor intrínseco, pero promover un sistema de dotación de servicios equilibrado e integrado”.

Ahora, como siempre, la pelota está en el tejado de los grupos municipales. Sin embargo, la cercanía de las elecciones municipales hará que algunos partidos incorporen estas ideas a sus programas y otros las maticen.

Etiquetas
stats