El Gobierno reclama reforzar e intensificar las medidas antiterroristas en estas Navidades

Colocación de maceteros bolardos para evitar atentados terroristas | MADERO CUBERO

España está en el nivel 4 de alerta terrorista desde el 26 de junio de 2015 tras los atentados ocurridos en Francia, Túnez, Kuwait y Somalia. Desde entonces, ha existido y existe un riesgo real de atentado en cualquier zona del país. Ahora, tras el tiroteo en un mercadillo navideño de Estrasburgo (Francia), que ha dejado tres muertos, el Ministerio del Interior ha tomado una decisión: se mantiene el nivel 4 pero se refuerzan e intensifican las medidas antiterroristas que ya se pusieron en marcha el año pasado. Y estas medidas afectan a Córdoba.

La subdelegada del Gobierno, Rafaela Valenzuela, ha recibido un oficio firmado por la secretaria de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Ana Botella, en el que le reclama que refuerce e intensifique ya las medidas antiterroristas en la ciudad. El oficio está firmado este mismo 12 de diciembre y hace referencia a los atentados del día anterior. El Ministerio destaca el éxito de las medidas de seguridad tomadas el año pasado, pero reclama que se refuercen e intensifiquen.

Córdoba tiene, además, un “elemento singular”, según este oficio. Como otras ciudades, se alude, sin nombrarla, a la Mezquita Catedral. Interior reclama que se aumenten las patrullas, que se controlen accesos, que se vigile bien el sistema de entrada y salida al monumento cordobés, y que se disponga de medidas operativas para una rápida reacción en caso de amenaza. Además, se reclama vigilancia en las estaciones, en zonas de gran afluencia como el mercadillo navideño de Las Tendillas, la fiesta que allí se celebre y las zonas peatonales de las calles comerciales del centro de la ciudad, además de prestar especial atención a los acontecimiento religiosos y deportivos que se puedan celebrar en la ciudad.

Todo apunta a que se repetirán medidas antiterroristas que ya se empezaron a aplicar el año pasado y que se reforzaron en el verano de 2017 tras los atentados de Cataluña, como la instalación de “elementos físicos” -grandes maceteros- para evitar la entrada de vehículos en las zonas de más aglomeración de personas. Además, la Guardia Civil también podría controlar la entrada de tráfico pesado (camiones) a la ciudad como medida de especial protección.

El año pasado ya se estrenaron con cierto éxito medidas antiterroristas en Ronda de Isasa y en el Puente de Miraflores. La Policía Nacional, en colaboración con la Local, instaló vehículos y barreras físicas de hormigón para evitar el acceso con grandes vehículas a estas zonas muy transitadas de público. Este año esas medidas tendrán que ampliarse a otros puntos de la ciudad, con el objetivo de blindarla, según el oficio del Ministerio del Interior.

Etiquetas
stats