Global asegura que tiene dinero para reactivar Pérez Giménez

.
La compañía, respaldada por un fondo de inversión, certifica que dispone en un banco suizo de una cantidad de dinero en euros “de más de ocho cifras”

La multinacional Globalaeronautic ha garantizado esta mañana que dispone del dinero suficiente para quedarse con los laboratorios Pérez Giménez y ponerlos en marcha. En rueda de prensa, han comparecido dos de sus responsables para afirmar con rotundidad que la compañía, respaldada por un fondo de inversión, dispone en un banco suizo de una cantidad de dinero en euros “de más de ocho cifras”, según afirmó su portavoz, Antonio Luque. “No solo tenemos dinero, sino que lo hemos tenido siempre”, ha afirmado Luque, después de que se pusiera en duda la solvencia de la compañía.

Esta semana, la Sección Primera de la Audiencia Provincial ha dictado una sentencia que le ha dado la razón a Globalaeronautic y prácticamente le ha entregado los laboratorios. Global ganó la subasta convocada por el Juzgado de lo Mercantil el pasado mes de junio, pero el propio juez retiró a la multinacional al no haber firmado la empresa ante notario la venta, alegando que habían cambiado las condiciones de la adquisición. Los jueces de la Audiencia Provincial han dado la razón a Global y ordenado al Juzgado de lo Mercantil que vuelva a convocar a la empresa a la firma de la compra de los laboratorios. Para hacerlo, la multinacional tiene que aportar los diez millones de euros acordados, que se sumarían al millón de euros que depositó como fianza.

Esta mañana, los responsables de la empresa han insistido en que su intención es poner los laboratorios a funcionar lo antes posible. No obstante, hoy mismo sus abogados han enviado un escrito a la sala primera de la Audiencia con algunas cautelas. Según han explicado, los administradores concursales ya le han escrito a Global un correo electrónico en el que le facilitan las llaves de los laboratorios y plantean una reunión a tres bandas, en la que también participen los representantes de los trabajadores (aunque la plantilla oficialmente está despedida).

Desde que se suspendió la subasta el pasado verano, los laboratorios han perdido a sus trabajadores y en estos momentos carecen de suministro de agua y luz eléctrica. Por eso, la multinacional quiere “verificar” el estado de la unidad productiva, sin rechazar pagar los diez millones que se comprometió a abonar por su compra.

Pérez Giménez es una empresa que lleva en quiebra desde el año 2011. Desde entonces, distintos equipos han intentado reflotarla, sin éxito. En 2013 se declaró en concurso de acreedores. La compañía ha pasado de ser líder en la fabricación de medicamentos en España a dejar de fabricar el producto que la hizo famosa: el Calmante Vitaminado. De todo este proceso, la peor parte se la han llevado los trabajadores, que acumulan más de 30 nóminas sin cobrar.

Etiquetas
stats