La fuente del siglo XVIII de La Palomera se queda sin agua

Un senderista trata de sacar agua de la fuente | MADERO CUBERO
Vecinos del barrio de El Naranjo denuncian su sequía repentina que asocian a la construcción de un pozo en la finca del Castillo de Maimón propiedad de los Maristas | El grupo municipal de Ganemos reclama una investigación sobre las causas y pide la protección de esta construcción hidráulica

Un senderista recorre caminos en las cercanías del barrio de El Naranjo y se acerca a la Fuente de la Palomera a rellenar su botella de agua. Imposible. Se encuentra con la fuente seca. Cuenta que lleva varios años realizando ese recorrido y siempre había podido beber de la construcción hidráulica, de la que manaba agua natural por sus dos caños; hasta el pasado mes de abril, cuando quienes viven en sus cercanías fechan el momento en que la fuente se ha secado.

Así lo denuncian vecinos del barrio de El Naranjo, quienes asocian la sequía de la Fuente de la Palomera a la construcción de un pozo privado la pasada primavera en la finca del Castillo de Maimón, propiedad de los Maristas, junto al camino de La Palomera. Aseguran que fueron testigos de las obras de construcción del pozo privado a comienzos de la primavera pasada y de cómo a partir del mes de abril de la fuente ya no mana agua por sus dos caños.

Esta construcción hidráulica data del siglo XVIII y se trata de una fuente con alcubilla, de planta rectangular, muros de mampostería y cubierta de ladrillos. En sus paredes interiores aparecen conservadas varias leyendas que dan fe de su construcción, que terminó en 1722. El agua, que manaba naturalmente desde el interior de la construcción hacia los dos caños que la conducían al exterior, terminaba su cauce en el arroyo de La Palomera y, posteriormente, en el arroyo Pedroche.

Los vecinos rememoran cómo a finales de los años 40 y los años 50 del pasado siglo, la fuente abastecía a las primeras construcciones de viviendas del barrio de El Naranjo. Y recuerdan también cómo en las épocas de mayor sequía como a comienzos de la década de los 90, la fuente conservaba su manantial de agua.

Ahora, han trasladado su queja a los concejales del grupo municipal de Ganemos Córdoba, y explican que en su momento advirtieron a Urbanismo y que también han remitido dos escritos a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir: un primero poniendo en su conocimiento la construcción del pozo en la finca de los maristas en la línea de canalización de época romana de la que se conservan los restos de dos pozos en este entorno, y un segundo escrito explicando la sequía de la fuente después de dicha construcción.

Los propios vecinos fueron quienes, este mismo año antes de las obras del pozo privado, se hicieron cargo de la limpieza tanto interior como exterior de la fuente, para lo que necesitaron el uso de un motor que sacara agua -dada su abundancia- con el fin de realizar las labores de extracción de arena y residuos en la construcción. De hecho, vienen demandando de las instituciones competentes la limpieza y protección de la Fuente de la Palomera como construcción histórica y patrimonial y, ahora también, la investigación y toma de medidas por la sequía repentina de la fuente.

Desde el grupo municipal de Ganemos Córdoba reclaman “el cuidado, protección y puesta en valor de la fuente”, además de exigir una investigación “para conocer las causas de la sequía de la fuente” y pedir que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir escuche a los vecinos “ya que advirtieron” sobre la construcción del pozo en la finca de los Maristas. La concejal Mari Ángeles Aguilera considera que “la sequía de la fuente es otra gota más en el desinterés por la protección de este espacio natural y del patrimonio de la zona”, cuya protección reclama de la CHG ante el proyecto de encauzamiento de los arroyos colindantes.

Etiquetas
stats