Equo reclama una ordenanza municipal que regule la música en la calle

Una violinista toca en la Puerta del Puente.
La formación lamenta la actuación de la Policía Local de expulsar a los distintos artistas callejeros de la ciudad y que solo una violinista tenga autorización para tocar

El partido ecosocial Equo ha reclamado al Ayuntamiento que apruebe una ordenanza municipal que regule y permita la música en la calle. Así, Equo encuentra “sorprendente que Córdoba adopte una postura restrictiva hacía la cultura callejera, cuando las diferentes corporaciones permanentemente realizan declaraciones de apoyo a la cultura como motor de crecimiento para nuestra ciudad”. A su juicio, esto se contradice “de forma rotunda con la acción de la Policía Local de expulsar a los diversos artistas que intentan actuar en nuestras calles y plazas”.

El coportavoz de Equo Córdoba, Diego Rodríguez, considera que “el espacio público debe usarse de forma abierta, positiva y respetuosa y que la mejor manera de conseguirlo es regulando sus usos con una mentalidad tolerante y empática. Los músicos que tocan en la calle se encuentran, como muchas otras personas en nuestra ciudad, imposibilitados de expresar su arte en otro espacio. Una administración local sensible a la dramática situación por la que atravesamos no añadiría obstáculos a estas dificultades, sino que facilitaría salidas dignas al máximo número de personas, siempre conjugando el respeto con los vecinos y vecinas de la zona y con el resto de usuarios de la vía pública. Córdoba puede tener problemas de ruido, pero en ningún caso vienen de estos artistas. Como dijo uno de estos músicos en un artículo de prensa, es más fácil que te permitan taladrar la calle, con el consiguiente ruido, que tocar una guitarra”.

EQUO considera “un despropósito que una ciudad que ha aspirado a la Capitalidad Cultural Europea, que tiene como una de sus grandes citas culturales el Festival de la Guitarra y que posee una tradición musical viva y variada limite la expresión de la misma a las citas institucionales o a locales privados. Esta situación sería incompresible en gran parte del resto de Europa, donde muchos músicos cordobeses han podido tocar sin problemas”. Para la formación verde es incomprensible que sólo haya una persona, una violinista, autorizada para tocar en la calle.

Etiquetas
stats