De Emma a Félix, de temporal en temporal

.

Desde hace unos días salta de móvil en móvil, de grupo en grupo, el mismo vídeo con un encabezado similar. Carretera de Adamuz a Villanueva de Córdoba. En él un par de coches esquivan cascadas en una carretera sinuosa de orografía con acusada pendiente. El mismo vídeo, con diferente encabezado, ha empezado a circular afirmando que se trata de la subida a Grazalema. También desde hace tiempo circula la afirmación de que los meteorólogos ponen nombres de mujer a las borrascas y ciclones destructivos, ahí está Emma, con más de 200 incidencias en la provincia.

Lo primero es un bulo como un castillo, el vídeo corresponde a un tramo de carretera de la GC-200 de Mogán a La Aldea de San Nicolás en Gran Canaria, pero la viralidad del mismo ha llevado a hacerlo pasar por cordobés sin el filtro crítico que se llevó por delante la inmediatez digital. Lo segundo, la nomenclatura de las borrascas, es otra burda mentira que encierra algo bastante más peligroso que lo primero, un sesgo de género que afianza una visión de violencia estructural al asociar fenómenos catastróficos con nombres de mujer.

Una mentira, eso sí, que no lo fue hasta 1979. Hasta aquel año, la conocidísima agencia meteorológica estadounidense, la NOAA, nombraba los huracanes del Atlántico Norte exclusivamente con nombres femeninos. Fue una luchadora por los derechos de la mujer, la feminista Roxcy Bolton, quien consiguió terminar con el injusto nomenclátor (Roxcy Bolton, Feminist Crusader for Equality, Including in Naming Hurricanes, Dies at 90, de Sam Roberts, The New York Times). Desde entonces los nombres se fueron alternando entre masculinos y femeninos, una costumbre que llegó a este país el pasado mes de diciembre tras haberse acordado entre las agencias meteorológicas de Portugal, Francia y España, el bautismo de aquellas borrascas que supusiesen la activación de algún aviso por viento en alguno de los países firmantes.

De Emma a Félix

Desde entonces han desfilado por nuestras latitudes Ana, Bruno, Carmen, David y Emma. La siguiente borrasca que se profundice lo suficiente adquirirá el nombre de Félix, y ésta, Félix, podría ser la siguiente borrasca nominal que afecte a la península Ibérica a partir del próximo fin de semana.

Y es que a nivel sinóptico, la situación en el Atlántico Norte va a seguir dominada por las altas presiones polares, que mantendrán el paso de borrascas más al sur de lo acostumbrado. Así estos días la Península seguirá dominada por el flujo oceánico de componente oeste-suroeste, que seguirá aportando humedad a las capas bajas peninsulares. Un flujo oceánico que vendrá asociado al paso de un par de bajas hasta el litoral gallego, y de cuya profundización de la segunda, cabe esperar un nuevo temporal de viento y lluvia que a falta de confirmación oficial, tiene muchos ingredientes para acabar convirtiéndose en Félix.

Las consecuencias locales aún están por determinar, pero se atisba un fin de semana donde el viento y la lluvia volverían a ser protagonistas destacados en buena parte de la mitad occidental de la Península. Hasta entonces, como se ha dicho, la semana seguirá dominada por la presencia de precipitaciones, que si bien podrían ser localmente intensas, no serán tan persistentes como las que hemos venido arrastrando hasta ayer mismo.

El tiempo en Córdoba día a día

Si bien la jornada de hoy martes será muy parecida a la de ayer, con la presencia de chubascos dispersos desde primera hora de la mañana, que irían ganando en dimensión e intensidad según medie el día, pero sin esperar grandes acumulados generalizados, la del miércoles sería una jornada de transición donde por primera vez en 10 días terminaríamos el día sin registro pluviométrico.

El viento además dará un respiro, quedando prácticamente desaparecido durante la jornada del miércoles, que verá además como las temperaturas vuelven a recuperarse, teniendo una subida de entre 3 y 4 grados, que se mantendría durante el resto de la semana. Miércoles por tanto tranquilo y apacible, que vería cubrirse el cielo durante las últimas horas del día, con el paso de un nuevo frente que dejaría lluvias débiles durante la madrugada del jueves 8 de marzo.

Será esta fecha, 8 de marzo, una jornada que aunque vea llover durante la madrugada, transcurra estable desde media mañana, donde el ascenso de las temperaturas sería lo más notable, con máximas que de nuevo verían alcanzar los 20 °C. Una jornada que aunque bajo amenaza de algún chubasco débil y disperso, acompañaría a los actos convocados con motivo de la huelga feminista.

Habrá que esperar a Félix, en masculino, para volver a hablar de temporal.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats