La curva de contagios en Córdoba empieza a aplanarse (otra vez)

Pruebas de Covid en el Carlos Castilla del Pino | ÁLEX GALLEGOS

Durante la segunda semana de julio, el coronavirus se desbocó en la provincia de Córdoba. La provincia venía prácticamente de una tasa cero entre finales de mayo y el mes de junio. Los brotes ya se multiplicaban por Andalucía, principalmente en Málaga y Granada. El pasado 8 de julio, Córdoba era considerada una provincia Covid free. Las dos semanas anteriores solo se había notificado un contagio por coronavirus en una provincia de 800.000 habitantes. No había ni una provincia de Andalucía con una tasa de contagio tan baja. Ni Huelva, que ya veía cómo aumentaban sus contagios por los temporeros.

Todo cambió cuando se dispararon los contagios. En la capital y en la provincia se sucedieron los brotes, principalmente familiares. Pero hubo uno que rompió todas las estadísticas, el de una discoteca, relacionado con una fiesta estudiantil. Entonces, el famoso número reproductivo R0, que mide los casos de contagio a partir de uno, se disparó a máximos históricos. Ahora, y después de que se hayan tomado medidas limitando el ocio nocturno, la curva parece que empieza a aplanarse de nuevo.

Aunque sin cantar victoria ni lanzar las campanas al vuelo, los datos de contagios de esta última semana no han sido malos en la provincia de Córdoba. El coronavirus preocupa mucho en dos brotes concretos en dos residencias de ancianos, una en Luque y otra en Santa Eufemia, pero el número de contagios no está aumentando como sí lo hizo a mediados de agosto.

Los datos del Instituto Carlos III consultados por este periódico señalan que el número de contagios se está estabilizando. No descienden, pero tampoco aumentan. Entre el 24 y el 30 de agosto, el número de contagios en la provincia se aproximaba a los 70 por cada 100.000 habitantes. En la última semana de la que se tienen datos (hasta el día 6 de septiembre) la tasa es inferior a 60 contagios por cada 100.000 habitantes.

Los responsables del Ministerio de Sanidad se han mostrado prudentes, pero a la vez han valorado que todo esto esté ocurriendo cuando se ha limitado el ocio nocturno. Los bares cierran a la 1:00 de la mañana como muy tarde, se ha prohibido el consumo en barra y se ha limitado mucho lo que ocurre en el interior de los establecimientos.

Ahora todas las miradas están puestas en lo que pueda ocurrir con los colegios e institutos. Los expertos señalan que a diferencia del ocio nocturno los centros educativos van a estar muy vigilados por los propios padres y por los profesores. Y que los protocolos van a ser muy rápidos, aunque no se tiene todas consigo.

Por otra parte, los autoridades sanitarias aseguran que a partir de ahora es probable que las cifras se compliquen en los hospitales. El desarrollo de esta enfermedad señala que un porcentaje alto de pacientes (en torno al 5%) acaba necesitando ser ingresado en el hospital. Y que el 1% muere. Los ingresos hospitalarios se suelen producir a partir de la segunda semana. Las muertes llegan a partir de la tercera o incluso mucho después.

Por ello, y aunque la curva de contagios se vuelva a aplanar, las autoridades temen que la situación se pueda volver muy complicada en los hospitales.

Etiquetas
stats