Córdoba entra en deflación y acumula una caída del 0,9% en el IPC

Una tienda en rebajas | ÁLEX GALLEGOS

Si la provincia de Córdoba fuese un país estaría en graves problemas económicos por un brusco descenso de sus precios, el mayor en lo que va de año. Así, según el Índice de Precios de Consumo (IPC) Córdoba estaría en deflación, ya que acumula una caída del 0,9% en los últimos 12 meses. Además, el descenso es del 0,5% en lo que va de año, a pesar de que los precios sufrieron un leve repunte del 0,2% en mayo.

La caída de precios se explica en el fuerte descenso que han sufrido los de la vivienda y el transporte, dos de los sectores más afectados durante la cuarentena, según se refleja en la tabla del Instituto Nacional de Estadística. Y la situación en Córdoba es peor que la media andaluza y nacional.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha permanecido invariable en Andalucía durante el pasado mes de mayo con respecto al mes anterior al situarse la tasa en un 0,0%, mientras que en términos interanuales ha registrado una tasa negativa, del -0,8%, una décima menos que a nivel nacional, que ha sido de un -0,9%, según los datos difundidos este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

A nivel nacional, el Índice de Precios de Consumo (IPC) no experimentó cambios en mayo en relación al mes anterior, pero recortó dos décimas su tasa interanual, hasta el -0,9%, su mayor tasa negativa desde mayo de 2016.

La caída del IPC ha sido inferior a la esperada, pues el indicador adelantado a finales de mayo había previsto un retroceso de tres décimas, hasta el -1%.

Con este desplome de dos décimas, el IPC interanual encadena cuatro meses de retrocesos y suma dos meses en tasas negativas.

El organismo estadístico ha atribuido la disminución de la tasa interanual del IPC al abaratamiento de los carburantes y combustibles y, en menor medida, de los automóviles, frente a la subida de precios que registraron en mayo de 2019. También ha influido el grupo de los alimentos, que ha recortado su tasa interanual cinco décimas, hasta el 3,5%.

La inflación subyacente, que excluye los alimentos no elaborados y los productos energéticos, se mantuvo en mayo en el 1,1%, con lo que se sitúa dos puntos por encima del IPC general. Estadística destaca que esto no sucedía desde julio de 2009.

El INE ha recordado que en mayo prosiguió el estado de alarma y, aunque muchos establecimientos empezaron a abrir sus puertas, lo han hecho con limitaciones de aforo. Por ello, la recogida de los precios se ha tenido que realizar íntegramente por métodos telemáticos. Parte de la cesta de productos del IPC sigue sin estar disponible para los hogares, por lo que el INE, siguiendo las pautas de Eurostat, ha tenido que estimar el 18,6% de los precios.

Etiquetas
stats