La comisión del casco pide que los vecinos del centro tengan voz en el diseño de los grandes eventos

Presentación de las conclusiones de la comisión del Casco Histórico | RAFA MELLADO

Tener más información y coordinación entre vecinos y ayuntamiento en el diseño de los grandes eventos que transcurren en el casco histórico, fijar un calendario público y accesible con toda la información al respecto, e iniciar acciones que lleven a un equilibrio entre el descanso vecinal y la actividad hostelera y hotelera.

Esos son los ejes que vertebran las conclusiones -no vinculantes- de la Comisión del Casco Histórico, cuyo informe final ya está en manos del Ayuntamiento de Córdoba y de su alcaldesa, Isabel Ambrosio, que se ha comprometido a “no ponerse de perfil” ante las peticiones de esta comisión, creada en mayo del año pasado, y que integra a vecinos, Comercio Córdoba, Hostecor, Amigos de los Patios, Claveles y Gitanillas y las áreas municipales, pero no a las cofradías, que rechazaron expresamente estar presentes en ella.

Sobre la labor de las cofradías, la comisión ha dictaminado su rechazo a la instalación de palcos tanto en la Puerta del Puente como en el entorno de la Mezquita-Catedral, apoyándose en la Ley de Patrimonio, al tiempo que ha solicitado específicamente al Ayuntamiento más información para determinar medidas de seguridad y evacuación, así como que se oponga a la colocación de bandas elásticas.

También ha abordado la comisión otro evento en el que las hermandades están muy ligadas, las cruces de mayo, para el cual piden que se evite la instalación de nuevas cruces en el casco histórico ni que se instalen fuera de su ámbito de influencia. Así, entienden que, en zonas donde confluyan varias cruces, solo se debe permitir que permanezca la más antigua. Además, pide que se apliquen tasas de ocupación de vía pública a las cruces que coloquen veladores.

La presidenta de la comisión, Juana Pérez, ha lamentado que no esté presente el presidente de las cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, pues considera que, si hay un colectivo que más uso hace de la vía pública en el casco histórico, esas son las hermandades, que están “un día sí y otro no, y el de el medio también” ocupando la calle y perturbando el acceso a los vecinos a sus casas con cortes de tráfico.

Entiende Pérez que es momento de que se regule el uso de la vía pública y del tráfico, y la comisión sugiere para ello la creación de un calendario público y accesible online para que todos los vecinos puedan ver qué calles se van a a cortar y a consecuencia de qué. Para ello, su idea es que, más allá de los grandes eventos que se repiten año tras año, haya una previsión mínima de tres meses para aceptar nuevos eventos, coordinarlos, aprobarlos y publicarlos.

La comisión considera que, si bien eventos como la Noche Blanca del Flamenco ya no produce tanto acumulo de personas como en años anteriores, los grandes conciertos hay que llevarlos a espacios abiertos, y creen necesario controlar el consumo de alcohol en la vía pública.

En este ámbito, cobra especial relevancia el eje de la Ribera. Pues para el área comprendida entre la Puerta del Puente y la Calle Badanas, pide la comisión que se declare zona acústicamente saturada, y que se aplique un mapa de ruido con medidores de volumen en tiempo real. En esta zona, también piden que se actúe contra la contaminación visual y sugiera también el fomento de las actividades en los distintos barrios de la ciudad.

Pérez ha reconocido que es complejo lograr un equilibrio entre descanso vecinal y actividad turística y hostelera, pues es practicamente la única industria que hay en el casco histórico. En cualquier caso, considera que “ha llegado un momento en que la ocupación de la vía está ocasionando problemas”.

La alcaldesa cree que las conclusiones podrán ser reguladas vía ordenanza

Isabel Ambrosio, por su parte, ha remarcado que la voluntad del Gobierno Local con la creación de esta comisión ha sido siempre la de buscar “un equilibrio entre el uso público del espacio y el derecho de los vecinos al descanso”, en una zona que ha reconocido que es “muy singular” y que ha cambiado “considerablemente” desde que se le otorgó el título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad hace justo 25 años.

Para la alcaldesa, en el informe de la comisión se han preservado los valores de esta zona y la intención de mantener su riqueza social y humana, “lo que obliga a reflexionar juntos”. Así, aunque ha reconocido que el informe no es preceptivo, sus conclusiones podrán ser reguladas vía ordenanza.

En lo que respecta a la colocación de palcos en la Puerta del Puente y junto a edificios públicos como el Centro de Recepción de Visitantes, rechazado expresamente por la comisión, la alcaldesa ha afirmado que no se trata de ver qué es “lo ideal”, sino que “se trata de que esté permitido conforme a la ley de patrimonio, que es la que regula la instalación de palcos”.

Juana Pérez por su parte, ha remarcado que “queda mucho que hablar de este traslado de la carrera oficial” y ha recordado que, no solo se trata de la Puerta del Puente y el entorno de la Mezquita, sino de todas las calles que llevan a la carrera oficial. “Son 42 procesiones, de las que 24 pasan por Don Rodrigo, Lineros, Lucano, el Potro, Enrique Romero y salida a Ronda de Isasa, así que es tener todos los días el espacio ocupado”, ha aseverado.

Etiquetas
stats