El cogobierno derogará los hijos adoptivos franquistas

Retratos de cuatro de los militares que siguen siendo hijos adoptivos de la ciudad.
Tanto PSOE como IU aseguran que “harán todo lo posible” por revertir la situación en el plazo más breve de tiempo | El Ayuntamiento mantiene los honores que concedió a los militares que dirigieron el golpe de estado en la capital el 18 de julio de 1936

El cogobierno que gestiona el Ayuntamiento de Córdoba (PSOE-IU) “hará todo lo posible” por derogar el nombramiento de hijos adoptivos que se hicieron durante el franquismo a los dirigentes militares que dieron el golpe de estado de 1936 en la ciudad. Ayer, este periódico adelantó que el Consistorio mantiene en la nómina de hijos predilectos y adoptivos a cinco militares franquistas, entre ellos a Gonzalo Queipo de Llano, considerado como el principal responsable de la represión en Andalucía.

Tanto la portavoz municipal del PSOE, Carmen González, como el de IU, Pedro García, confirmaron ayer que “en el momento en que podamos” el Ayuntamiento iniciará los trámites para derogar los acuerdos que alcanzó el Pleno durante la dictadura franquista. La derogación no se planteará en el próximo Pleno municipal, previsto para el día 15 y a apenas cinco días de las elecciones generales. Así, está previsto que los trámites se desarrollen durante el primer trimestre del año que viene.

“Vamos a estudiar la forma de poder cumplir cuanto antes la ley de memoria histórica. Si es llevándolo a Pleno, así será”, expresó Carmen González. En el mismo sentido, Pedro García aseguró que “trabajaremos por revertir esa situación”.

Según consta en los archivos del Ayuntamiento de Córdoba, desde 1936 son hijos predilectos o adoptivos de Córdoba los generales Gonzalo Queipo de Llano (comandante del Ejército franquista en Andalucía) y José Varela, junto a los coroneles Ciriaco Cascajo (este nombrado hijo predilecto) y Eduardo Sáenz de Buruaga. Además, en 1944 también fue nombrado hijo adoptivo el coronel Manuel Aguilar Galindo y Aguilar Galindo, y en 1957 el ministro de Obras Públicas de Franco Fernando Suárez de Tangil, conde de Vallellano.

Estos nombramientos, asumidos por los acuerdos de los distintos plenos del Ayuntamiento de Córdoba durante el franquismo, no han sido derogados, como se está empezando a hacer en distintos municipios de toda España en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Esta semana, el Pleno del Ayuntamiento de Baena ha aprobado la retirada de los honores que en su día concedió al dictador Francisco Franco. El Ayuntamiento de Córdoba nunca llegó a otorgarle esos honores al dictador, pero sí a los militares que estuvieron en los puestos de mando clave durante el inicio de la Guerra Civil en la ciudad de Córdoba.

Etiquetas
stats