CCOO pide respeto a la presunción de inocencia tras la imputación de Manuel Torres

Aspirantes a bomberos protestando en un pleno del Ayuntamiento de Córdoba. | MADERO CUBERO
Un juez ha imputado a otras dos nuevas personas en la investigación de un posible amaño a las oposiciones de bomberos del Ayuntamiento de Córdoba en el año 2009

CCOO confía en que la Justicia aclare lo antes posible los hechos que se imputan a Manuel Torres en relación al caso del presunto "amaño" de unas oposiciones al Cuerpo de Bomberos de Córdoba y pide respeto a la presunción de inocencia de este sindicalista, según han informado a través de un sindicato de prensa. El sindicato ha reaccionado así después de que haya trascendido la existencia de dos nuevos imputados en el caso del presunto fraude en las oposiciones de bomberos de Córdoba que ya suma nueve personas investigadas. José Luis Rodríguez Lainz, el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba investiga un posible caso de enchufismo en el Ayuntamiento de la capital, ha imputado a dos representantes de la junta de personal del Ayuntamiento de Córdoba por los supuestos delitos de violación de secretos y tráfico de influencias por su participación como miembros del tribunal de un concurso oposición para cubrir plazas de bomberos que el Consistorio convocó en el 2009.

Entre los dos nuevos imputados se encuentra Manuel Torres, es miembro destacado de la junta de personal del Ayuntamiento y número tres de la ejecutiva provincial de CCOO, en donde ocupa la secretaría de Empleo, Acción Sindical, Medioambiental, así como la coordinación y representación institucional. El segundo forma parte igualmente de la junta de personal municipal.

CCOO reclama respeto a la presunción de inocencia, dado que, por el momento, el dirigente sindical no ha sido acusado de ninguna falta o delito, y recuerda que en el ordenamiento jurídico español toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. En este sentido, la organización sindical se pone a disposición de la Justicia para colaborar en el esclarecimiento de los hechos y muestra su absoluta confianza en el rigor y transparencia de la Justicia en la resolución del caso.

A las oposiciones se presentaron más de 1.600 aspirantes, que se enfrentaron a una dura y prolongada oposición. Solo 130 llegaron al último examen, la parte práctica. Entre todas las preguntas, la número 23 —aparentemente sencilla— quedó en blanco en las pruebas de los siete aspirantes que más nota obtuvieron y que también han sido imputados.

Los querellantes sospechan que esa respuesta en blanco sería la señal clave para el tribunal opositor a la hora de aprobar con la máxima nota a los aspirantes hoy imputados. Según reza la querella presentada por los denunciantes que no obtuvieron plaza, "se articuló un sistema para identificar los exámenes de esos candidatos de la casa, como es que dejaran en blanco una pregunta en concreto, la 23, que era de desarrollo, elemental y muy fácil, y quedaba, además, integrada en la parte de la prueba en la que los errores no penalizaban. Por eso es lógico pensar que, incluso sin conocer a fondo el temario, merecía la pena cualquier tipo de respuesta". Así, siete de los opositores con notas más altas dejaron esa cuestión sin contestar, y todo ellos están entre los aspirantes llamados de la casa.

Etiquetas
stats