CCOO se cita con su historia, el Proceso 1001 y la matanza de Atocha

Conferenciantes del curso 'Proceso 1001/Abogados de Atocha'| ÁLVARO CARMONA
El sindicato celebra un curso de formación sindical con la presencia del superviviente del atentado Alejandro Ruiz-Huerta y el dirigente sindical y político Nicolás Sartorius

¿Cómo influyeron las detenciones de toda la directiva de Comisiones Obreras en 1972, lo que se conoce como el Proceso 1001? ¿Y la matanza de cinco abogados laboralistas en la sede del sindicato? ¿Sentó las bases por una apuesta firme de la lucha sindical? Comisiones Obreras ha querido dar respuesta a estas preguntas a través del curso Proceso 1001/Abogados de Atocha y poner en valor todo el papel que jugó el colectivo en estos dos acontecimientos.

A juicio del dirigente sindical Nicolás Sartorius "fue decisivo para la llegada de la democracia a España, que no llegó por arriba, sino por las luchas de millones de trabajadores a lo largo de España. Comisiones Obreras fue un elemento central para que se movilizaran tanto ellos como otros grupos de la sociedad, como los estudiantes o los periodistas", explicó el dirigente.  También aseguró que, por aquel entonces, este sindicato "fue la dirección de un gran movimiento social que tiró de muchos sectores de la sociedad. Eso hizo inviable que la dictadura comenzara con otras formas durante el gobierno de Arias Navarro, un intento muy serio para que la democracia no llegara a España".

El curso contó con la presencia de uno de los procesados y condenados en dicho proceso, Eduardo Saborido, que destacó la importancia "de reformar la Constitución en aquellos apartados relacionados con el derecho al trabajo o a la negociación colectiva. Ni los derechos y las libertades fundamentales, que fueron conquista histórica de los trabajadores. Un clamor popular que fue directamente a la Constitución. Dicen que una de las más avanzadas de Europa por hacer mención a los sindicatos en su título preliminar".

Aunque apuesta por esta reforma, Saborido también dejó claro los peligros que esos cambios pueden entrañar: "Modifiquemos la Constitución, pero cuidado con esos derechos que no se pueden tocar, no vaya a ser que nos cambien una cosa por otra. Como lo están haciendo ahora de manera subterfugia fiscales, jueces y el Partido Popular, que equiparan los piquetes informativos con los esquiroles".

Por la tarde, el presidente de la Fundación Abogados de Atocha y superviviente del atentado, Alejandro Ruiz-Huerta, analizó el papel de los despachos laboralistas en la clandestinidad y el atentado del 24 de enero de 1977. Ruiz-Huerta tomó prestadas las palabras de Paul Éluard para resaltar la necesidad de dar a conocer lo que ocurrió "para que todo el mundo lo sepa. Si el hecho de su voz se debilita, pereceremos. Y en ese proceso estamos".

Etiquetas
stats