Cariño entre fogones para los menús más especiales de los hospitales de Córdoba en Navidad

Cocinas del Hospital Provincial | ÁLEX GALLEGOS

La Navidad supone para las cocinas del Complejo Hospitalario del Reina Sofía un plus de entrega y cariño. Durante este año, unos 700 pacientes vivirán estas fechas hospitalizados por múltiples razones y son los trabajadores de la cocina del Hospital Provincial los que preparan los menús que ofrecer durante los días más señalados de la Navidad para llevar hasta sus habitaciones las comidas más típicas de estas fiestas y hacer más agradable el ingreso.

Siguiendo las indicaciones facultativas para atender las necesidades de todos los pacientes hospitalizados, el grupo de alimentación de la cocina cuenta con unas 60 personas por turno que se desviven para entregar los mejores platos, tal y como detalla el jefe del servicio, Israel Muñoz. Para esta noche tan especial, el menú que degustarán en el Hospital General, Provincial, en el Materno Infantil y en Los Morales estará compuesto por una sopa de perdiz al oporto con tostones, una pechuga de pavo rellena en salsa de ciruelas con guarnición, un surtido de ibéricos con queso y, de postre, piña natural macerada con almíbar y licor. Como no podía ser de otra manera, “y para aportar un toque aún más navideño”, también se distribuirá una bandeja de turrón y mantecados.

El Día de Navidad, los platos estarán compuestos por unos cardos a la crema con almejas y gambas, pez espada a la provenzal con salteado de setas y un trozo de bizcocho de zanahoria. La cena del último día del año estará marcada por una sopa de picadillo con tostones, un solomillo al Pedro Ximénez, langostinos cocidos y una pera roma. Además, también se servirán las tradicionales 12 uvas de la suerte para que todo paciente que lo desee pueda seguir el ritual con el que despedimos el 31 de diciembre y damos paso al tan ansiado 2021. De nuevo, turrones y mantecados endulzarán esta entrada de año.

El menú de Año Nuevo traerá el pescado a la dieta de los pacientes hospitalizados, con una crema de marisco al natural, un bacalao con salsa mozárabe, un surtido de ibéricos y, de postre, brownie de chocolate. Por último, el Día de Reyes también será gastronómicamente especial con sopa bullabesa, muslo de pavo relleno de paté y nueces con patatas a la gallega y manzana con frutos rojos de postre. Pero antes de degustar este último menú navideño, la tarde del 5 de enero, los ingresados en los hospitales merendarán un trozo de roscón de Reyes.

Cada año, asegura Muñoz, todos los trabajadores de la cocina reciben el agradecimiento de los pacientes no sólo por la elaboración de estos platos, sino por las ganas y el cariño que ponen en cada uno de ellos. “Para nosotros es todo un orgullo dado que, ya que están ingresados, ¿qué podemos hacer por ellos? Cocinar lo mejor que sabemos”, concluye este trabajador.

Etiquetas
stats