Cañero y gran parte de la Fuensanta dejan de ser zonas inundables: la Confederación revisa sus mapas

Vecinos de Cañero afectados por la declaración de zona inundable, en una protesta del año pasado | ÁLEX GALLEGOS

A finales de 2018 y principios de 2019, muchos vecinos de Córdoba se toparon con que vivían en una zona inundable. Algunos lo hacían en un lugar tan supuestamente alejado del Guadalquivir como es Cañero. Y la mayoría se enteraba cuando iniciaba algún trámite urbanístico, como demoler una vivienda en la que construir un sótano o intentar tener licencia de habitabilidad de una planta baja. Todos se topaban con que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, a través de un decreto estatal (uno de los últimos del Gobierno Rajoy), había modificado las condiciones urbanísticas en las consideradas zonas inundables. Y esas zonas inundables llegaban más lejos de lo que se pensaba.

Ese era el caso de Cañero pero también de la práctica totalidad del barrio de la Fuensanta, de todo el Sector Sur, de la mayor parte de Fray Albino, del Cordel de Écija, de la mayoría de las manzanas bajas del barrio del Guadalquivir, de varias naves del polígono industrial de La Torrecilla, de la práctica totalidad de Alcolea y de casi todas las parcelaciones al sur de la Carretera del Aeropuerto.

Ahora la Confederación Hidrográfica, tras un proceso de consulta, ha modificado esos mapas. Y algunas de esas zonas han dejado de ser técnicamente inundables. Es el caso de todo el barrio de Cañero y de la mayor parte del barrio de la Fuensanta. También se ha salvado gran parte de la zona urbana consolidada en Alcolea (no así las parcelaciones ribereñas del Guadalquivir, una zona de alto riesgo de inundación), de las manzanas bajas del barrio del Guadalquivir, de La Torrecilla y de parte de las parcelas del entorno del Aeropuerto.

La normativa urbanística a aplicar en las zonas inundables proviene del reglamento que la Confederación aprobó en 2016, y que limita las nuevas construcciones, incluso en las consolidadas dentro del casco urbano. El Reglamento del Dominio Público Hidráulico es el que ahora condiciona las obras que se pueden y no hacer en zonas inundables, como no construir viviendas en sótanos o a nivel del terreno.

https://www.slideshare.net/cordopolis/mapas-de-zonas-inundables

En el documento anterior se pueden consultar los dos mapas, el anterior y el actual.

En el verano del año 2018, la Confederación comenzó a exigir a la Gerencia de Urbanismo de Córdoba que aplicase el reglamento. Para ello se basó en sus propios mapas. Estos establecían tres tipos de avenidas: las que se suelen producir cada diez años, las que tienen un periodo de retorno de 100 años y las que lo tienen de 500 años. Ahora, se sigue el criterio de esas tres avenidas (la de los diez años es la que está considerada de riesgo extremo), pero el periodo de retorno a 500 años ya no llega tan lejos como se tenía diseñado.

El nuevo proceso ha tenido en cuenta nuevos factores. Uno de ellos es que la cuenca del Guadalquivir es una de las más reguladas de España. Así, se determina que la enorme cantidad de embalses que hay aguas arriba permite aliviar las consecuencias que tendrían unas terribles inundaciones. Se cuenta con que el juego de los embalses haría más difícil que el agua llegase tan lejos.

Por eso, los nuevos planos ya dejan fuera a Cañero. En la Fuensanta, se siguen considerando zonas inundables los lugares más próximos al Guadalquivir. El Arenal, en su totalidad, está considerado como un barrio urbano localizado en zona inundable. Ocurre lo mismo con el Campo de la Verdad, con casi todo el Sector Sur y con gran parte del Cordel de Écija. Como curiosidad, es zona inundable el Paseo de la Ribera y hasta las calles del entorno de la Mezquita. También Lineros, pero las limitaciones ya no llegan hasta la plaza del Potro, como sí se preveía en el plan anterior.

Los nuevos mapas también permiten definir con gran precisión la altura que podría alcanzar el agua en diversos puntos. Es el caso del estadio de San Eulogio. En el caso hipotético de una avenida a 500 años (la máxima prevista) la inundación sobre el raso del campo de fútbol sería de cinco metros de altura. Es decir, más de dos porterías de altura. En el Nuevo Estadio del Arcángel el agua llegaría incluso medio metro más arriba, siempre en ese caso hipotético. Todo el recinto ferial de El Arenal estaría no solo bajo las aguas, sino bajo cinco metros de un torrente presumiblemente de lodo que destrozaría todo lo que arrastrase.

Esta revisión de mapas por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ya está en vigor, después de la consulta pública que finalizó a finales del año 2019. De hecho, la Gerencia Municipal de Urbanismo ya trabaja con ellos. Desde ya, las obras en Cañero o en la parte que ha quedado libre en la Fuensanta ya no necesita de los informes de la Confederación, y están libres de limitaciones. El Guadalquivir seguirá siendo un río muy bravo. Pero parece que ya no tanto.

https://cordopolis.es/2019/01/31/construir-en-zona-inundable-sin-saberlo-los-vecinos-empiezan-a-toparse-con-la-confederacion/

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2020 - 04:32 h
stats