Con la cámara 'ponemultas' hemos topado

Agentes de la Policía Local, en el cruce de la Puerta del Rincón | ÁLEX GALLEGOS

Aunque el tráfico regresó a las Tendillas y al entorno de la calle Capitulares el martes 3 de enero a primera hora, la conocida como cámara ponemultas, que regula el acceso al centro solo para los vehículos con autorización Acire, no entró en marcha hasta las últimas horas del martes. No obstante, su funcionamiento se notó especialmente en la jornada del miércoles, cuando decenas de conductores se topaban con la cámara y, antes, con una pareja de agentes de la Policía Local que, tajantes, no dejaban pasar a nadie que no tuviera autorización.

El lugar elegido finalmente por el Ayuntamiento para instalar la cámara también ha cogido por sorpresa a muchos conductores. En principio, Movilidad anunció que la cámara se instalaría en la esquina de Alfaros con Juan Rufo. No obstante, el equipo de gobierno cambió de opinión y decidió restringir el tráfico aún más, instalando la cámara en la misma Puerta del Rincón, junto a los antiguos Cines de Isabel la Católica.

Este contratiempo provocó que muchos vecinos se confiaran y en estos primeros días no tuvieran todavía en su poder la tarjeta Acire. Por eso, los agentes se mostraban inflexibles: sin tarjeta no podían pasar. Para hacerlo, al menos, tenían que solicitar su autorización. Con una copia de la solicitud (no tenía ni que estar concedida) ya se podía pasar.

También provocó desconcierto que un tramo de Alfonso XIII de apenas tres metros estuviera de doble sentido. Es el caso del cruce con la calle María Cristina, que muchos vecinos usan para salir hacia el Norte de la ciudad, a través de la plaza de Colón. Los vehículos que optan por esta opción tienen que esperar a que suba el tráfico por Alfonso XIII y aprovechar para bajar apenas esos tres metros para luego subir.

En las primeras horas del nuevo dispositivo especial de tráfico los agentes de la Policía Local notaron un atajo para aquellos que quieran pasar por la calle San Fernando sin temor a sufrir la famosa cámara ponemultas de Alfaros (o la de San Pablo, que vuelve a estar activa). Así, muchos vehículos optaron por superar el laberinto de la Axerquía para subir por la calle Pedro López en dirección a Capitulares. Aunque advertido por una señal de que el paso solo se permite a residentes, muchos vehículos optaron por transitarlo para evitar la multa de pasar por San Fernando sin permiso: 200 euros.

Etiquetas
stats