Se busca a policía local. Razón: sanción muy grave

Agentes de la Policía Local en una imagen de archivo | MADERO CUBERO
El BOP publica el aviso al agente condenado por narcotráfico para notificarle el expediente sancionador | Constan catorce visitas a su casa y la de allegados; envíos certificados y llamadas telefónicas sin éxito | Un juzgado anuló el primer expediente por no notificárselo oficialmente

Notificación imposible. Eso es lo que refleja el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) en relación al agente de la Policía Local condenado por narcotráfico en 2009 y al que una sentencia posterior dio la razón para que pudiese percibir todas las pagas desde que fue condenado-cerca de 200.000 euros y la vuelta a su puesto- ya que, por un error burocrático, no se le notificó oficialmente que se le sancionaba, por la vía administrativa, a la suspensión de empleo y sueldo y a la retirada del servicio activo por una falta “muy grave”.

Desde que se conoció este error, a finales del pasado año, el Ayuntamiento se puso a trabajar, primero en una investigación interna para depurar responsabilidades, y después para iniciar un nuevo expediente sancionador, que se concretó el pasado 6 de marzo por acuerdo de la Junta de Gobierno Local, consta en el BOP, y desde entonces se trata de localizar al agente para evitar que ocurra lo que sucedió con el primer expediente, que se encuentra en fase de recurso ante la sala de lo Contencioso del TSJA, esto es la notificación de la sanción al interesado.

Sin embargo, parece que esta labor no está siendo nada sencilla. Según el texto del Bolín Oficial de la Provincia, la sanción no se ha podido notificar en mano al agente y eso que se ha intentado por todos los medios. A saber: constan nada menos que catorce visitas al domicilio del policía y de sus allegados. Se han realizado tres envíos certificados con la sanción, con fechas 23 de marzo (2) y 24 de marzo, así como numerosas llamadas telefónicas tanto a él como a familiares. Resultado: Infructuoso.

De esta manera, y al igual que ocurriese con la primera sanción, aunque por distintos motivos, el expediente no está notificado y, por lo tanto, no existe. Sea como fuere, hay que recordar que el Ayuntamiento recurrió la primera sentencia ante el TSJA y que ésta se encuentra aún sin resolver por lo que el segundo expediente disciplinario podría, tal y como asegura la defensa del policía, no tener sentido ya que se está iniciando con otro que todavía no está cerrado y también por el hecho de que se está sancionando dos veces por un mismo hecho al agente, algo que no está permitido según el principio “Non bis in idem”. Sea como fuere el problema sigue para el Ayuntamiento y parece tener difícil solución para los intereses municipales.

Etiquetas
stats