La ‘Borriquita’ (re) inaugura la Carrera Oficial en la Mezquita Catedral

La Borriquita frente al palco de autoridades, en la entrada de la Carrera Oficial | MADERO CUBERO

Sólo los más veteranos del lugar recuerdan la estampa. Los demás sólo tenían opción de conocerla a través de fotografías en sepia. Una realidad que cambió esta mañana. Ya no será necesario buscar postales en archivos, o quizá sólo para comparar o por pura curiosidad, pues la Semana Santa de Córdoba recuperó una imagen añeja. Ésa no es otra que la de sillas y palcos en el entorno de la Mezquita Catedral y en el Patio de los Naranjos. Porque la Carrera Oficial regresó definitivamente al primer templo de la ciudad en una modificación sustancial para los días de Pasión y para las cofradías, que hubieron de trabajar a lo largo de los últimos meses para cerrar sus itinerarios y cumplir su anhelo. Fue la hermandad de la Borriquita la encargada de (re) inaugurar el recorrido común en tan magnífico marco.

La corporación radicada en la parroquia de San Lorenzo abrió el Domingo de Ramos y la Semana Santa de este 2017. Por tanto, fue la primera en transitar por la Mezquita Catedral y su entorno, lo que significó también que sus titulares estrenaron la llamada segunda puerta del templo. Una vía de acceso para las hermandades que es posible después de que recientemente tuviera lugar la retirada de la celosía de Rafael de La-Hoz que cubría el vano desde la década de los setenta del siglo XX. El traslado de la Carrera Oficial supone el cumplimiento de una vieja aspiración de las cofradías de la ciudad, que ya el pasado año transitaron en su totalidad -excepto las que no pudieron salir como consecuencia de la lluvia- por el monumento y las calles más próximas.

El regreso de la Semana Santa cordobesa en su trazado compartido a la Mezquita Catedral supone también la generación de postales en color de una realidad que ya se viviera décadas atrás. De hecho, son más de cinco las que se sucedieron desde que por última vez la Carrera Oficial discurriera por el primer templo de la ciudad. Fue a comienzos de los sesenta cuando todas las hermandades realizaron estación en el monumento dentro del recorrido común. Una etapa que estuvo llena de altibajos y cambios y que duró sólo unos años. Desde este Domingo de Ramos aquellos días dieron paso a otros nuevos, en los que el deseo colectivo es del normal desarrollo del tránsito de las cofradías. Para ello se han redoblado los esfuerzos por todas las partes: Agrupación de Hermandades, Cabildo Catedral y Ayuntamiento.

Etiquetas
stats